6/28/2017

¿Y si lanzan un misil nuclear…?

Problemas con Corea del Norte... Complicaciones en Siria... Tensiones entre Rusia-EEUU-China... ¿Y SI LANZAN UN MISIL NUCLEAR...? ¿Qué pasaría? Lea sobre los posibles resultados y consecuencias. ¿Es verdad que puede destruirse el mundo?

Adolfo Miranda Sáenz


Una bomba nuclear es un explosivo de gran potencia con letales y prolongados efectos. La bomba debe ser transportada hasta su blanco mediante un medio llamado vector: misil, avión o submarino, principalmente. Para atacar a gran escala un país lejano se usarían misiles balísticos intercontinentales, mientras que si desearan hacer un ataque “pequeño” y desde una corta o media distancia podrían usarse misiles de corto o mediano alcance transportados en avión o submarino.

Las explosiones nucleares producen efectos tremendamente destructivos, unos inmediatos y otros retardados. Entre los inmediatos estarían la explosión con su onda expansiva, el pulso de calor y el pulso electromagnético. Posteriormente vendrían los efectos más graves por la radiación: muertes muy dolorosas e inevitables, agua contaminada, tierra inutilizable, deformaciones genéticas, etc. en un área de miles de kilómetros por cada bomba. Son los daños posteriores los que ocasionarían el grueso de las muertes tras un ataque nuclear. Además, un daño potencia al otro; por ejemplo, la radiación disminuye las defensas del organismo y agudiza la posibilidad de infección de las heridas causadas por la explosión. Es la multitud de efectos lo que hace de las armas nucleares las armas más destructivas que existen.

Las dos súper potencias nucleares son los EE.UU. y Rusia. Cualquier ataque de una a la otra causaría una inmediata respuesta masiva de misiles nucleares –imposibles de ser totalmente neutralizados antes de caer-. Cualquiera de las dos súper potencias, al detectar un ataque nuclear masivo de la otra (ambas tienen capacidad de detección) no pueden hacer nada más que disparar inmediatamente sus misiles como respuesta. En el espacio se cruzarían misiles de una contra la otra en ambas direcciones; finalmente ambos países serían destruidos y su destrucción se extendería hasta aniquilar toda la vida en el planeta. La inmensa mayoría de armas nucleares se hallan desplegadas en instalaciones o vehículos terrestres, submarinos y aviones. Esta triple multiplicación y dispersión de los medios nucleares llamada “tríada nuclear” imposibilita su localización y destrucción generalizada en un primer golpe masivo asestado por sorpresa aún con todos los “escudos”. Es inevitable recibir el golpe, pero el atacante no evitaría el contraataque del otro. Una conflagración entre las dos superpotencias crearía una nube de polvo radioactivo cubriendo el planeta que taparía el sol congelando la Tierra.

Aunque no son súper potencias, el Reino Unido, Francia y China tienen una capacidad nuclear para ataques o contraataques suficientemente fuerte para causar una aniquilación similar a la de las dos súper potencias. Los otros países que poseen armas atómicas, India, Paquistán e Israel, no tienen la misma capacidad de aniquilación con consecuencias mundiales, pero pueden atacar con bombas nucleares y causar grandes daños, incluso a una súper potencia, sin destruirla, obviamente. Claro que el precio sería su propia aniquilación total en el contragolpe.

No se sabe, pero es posible que Corea del Norte ya pudiera tener la capacidad de lanzar armas nucleares y quizá pudiera desde un submarino en aguas internacionales hasta lanzar una bomba nuclear contra EE.UU. causando mucha destrucción en un área considerable. Un contragolpe nuclear de EE.UU. aniquilaría totalmente a Corea del Norte, pero afectaría también a sus aliados: Corea del Sur y Japón. Además de territorios de China y de Rusia, que no se sabe cómo reaccionarían. Por otra parte, si EE.UU. ataca primero a Corea del Norte, no puede descartarse que ésta pueda disparar inmediatamente misiles nucleares contra Corea del Sur y Japón, donde EE.UU. tiene bases militares. El costo sería la “extinción  norcoreana”, pero con daños colaterales inmensos, incalculables. Se sabe que su dictador es un tirano endiosado, cruel y desquiciado; por eso la amenaza es grave y la solución debe buscarse diplomáticamente con China, su único socio comercial y único proveedor.