Translate this blog into different languages

27/9/16

Cómo afectarían las sanciones de EE.UU.

Adolfo Miranda Sáenz



Hay personas que dicen que por no permitir elecciones libres y transparentes en Nicaragua, con observadores internacionales, son buenas y necesarias las sanciones que -para castigar al gobierno de Daniel Ortega- se aprobaron en la Cámara de Representantes y se debatirán en el Senado de EE.UU.

Considero que no permitir la observación electoral de la OEA y de la Comunidad Europea, y no seguir sus recomendaciones para mejorar el sistema electoral, fueron malas decisiones del gobierno. Fueron, además, decisiones incomprensibles e innecesarias, aún si fuesen –como algunos han expresado- para garantizar el resultado electoral a su favor, si Daniel Ortega aparece como el político con mayor número de simpatizantes según las encuestas de Borge y Asociados, CID-Gallup y M&R. Las elecciones en Nicaragua deben ser democráticas, libres y transparentes, y para que no queden dudas ni nadie haga trampas deberían contar con observación electoral de instituciones internacionales confiables para todos. 

Por otra parte creo que es censurable que el MRS y los que antes dirigían el PLI, hayan ido a Miami donde la congresista Ileana Ros-Lehtinen a pedirle que promoviera esas sanciones. No es esa la manera correcta de lograr la observación internacional y las reformas a la Ley Electoral. Si esas sanciones fueran aprobadas dañarían muy poco al gobierno y mucho al pueblo; y promover daños al pueblo, sobre todo a la gente más pobre y necesitada, es una actitud censurable. Además, promover esos daños recurriendo a una potencia extranjera es anti patriótico, con mayor razón cuando con eso no lograrían lo que supuestamente pretenden lograr. Es lamentable que ese sector de la oposición haya demostrado en Nicaragua su incapacidad política para lograr la unidad y su incapacidad estratégica para desarrollar un liderazgo capaz de atraer al pueblo, de ganarse a la gente ofreciéndoles un proyecto alternativo que motive y movilice a las masas populares, y que recurra a una potencia extranjera para que trate de hacer por ellos lo que ellos han sido incapaces de hacer por sí mismo. 

En todo caso, si esas sanciones llegaran a aprobarse como una ley de los EE.UU. es bueno saber sus alcances. La asistencia económica que EE.UU. da a Nicaragua es muy poca: algunas lanchas patrulleras a la policía, algunos equipos para situaciones de emergencia o algunos proyectos pequeños para ciertas comunidades por aquí o por allá. No significa mucho y suprimirlo no afecta en nada al gobierno ni al país. Lo dañino del proyecto de ley solicitado por el MRS y los antiguos PLI a Ileana Ros-Lehtinen es que el gobierno de EE.UU. votaría en contra de los proyectos para Nicaragua en los organismos internacionales donde es socio, lo cual podría incidir en el Banco Mundial y el BID que sí tienen varios proyectos importantes para beneficiar a la población más pobre de nuestro país.

Como ejemplo cito algunos proyectos del Banco Mundial para Nicaragua: Fortalecimiento del Sistema Público de Salud para ampliar los servicios básicos, combatir las epidemias y situaciones de emergencia. Carreteras rurales en municipios pobres. Seguridad Alimentaria de la Costa Atlántica, o sea mejorar las condiciones para asegurarle la comida a los costeños. Infraestructura de comunicaciones en la Costa Atlántica para el desarrollo de los negocios en esta zona históricamente marginada. Veamos también algunos proyectos del BID: Desarrollo productivo de la Costa Atlántica. Agua potable para ciudades medianas. Construcción de dos hospitales primarios en áreas pobres. Reemplazo del mayor hospital regional de Nicaragua. Ampliar la cobertura de salud materno-infantil en zonas rurales con altos niveles de pobreza. Mejorar la atención de salud para niños menores de 5 años en los 22 municipios más pobres del país.

Hay más proyectos de esas instituciones, pero estos ejemplos nos dan una idea de a quiénes perjudicarían esas sanciones. No veo cómo suprimiendo proyectos como estos forzaría al gobierno a algo; no lo debilitaría ni lo pondría en peligro. Tampoco afectaría la economía del país de manera sensible. El que sufriría es el pueblo, específicamente los beneficiarios de esos proyectos. El mejor ejemplo del fracaso de este tipo de medidas es la misma Cuba donde nació la señora Ros-Lehtinen. La única afectación económica para Nicaragua podría ser indirecta, por sufrir una fisura las buenas relaciones entre los gobiernos de Nicaragua y los EE.UU. Relaciones que han sido de beneficio mutuo en la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico y la migración ilegal. Sinceramente no creo que ningún gobierno que resulte de las elecciones, tanto de Nicaragua como de los EE.UU., querrá que esa fisura sea muy grande.

Sin embargo, aunque al gobierno le afecten poco las sanciones, debe actuar para impedirlas porque su deber es proteger al pueblo. Siendo prácticos no podemos pensar en detener el proceso electoral a estas alturas, afectando a tantos partidos en campaña (me niego a aceptar la propaganda de que el MRS y los ex PLI sean la única, la verdadera o la principal oposición en Nicaragua). Además de que la OEA y la Comunidad Europea solo aceptan realizar observación electoral con meses de anticipación. Pero inmediatamente después de las elecciones debería iniciarse un diálogo de buena fe del gobierno con todos los grupos políticos que quieran hacerlo también de buena fe, y concertar reformas electorales de fondo para tenerlas debidamente aprobadas para las cercanas elecciones municipales (en dos años), que deberán contar con observación internacional. Probablemente la ley, de ser aprobada, sería después de las elecciones que se realizarán en noviembre en ambos países.

Pero –independientemente de lo que el gobierno haga o deje de hacer- todos debemos rechazar esas sanciones. No debemos apoyar que se afecten proyectos como estos. ¿Qué culpa tienen los costeños históricamente marginados, los niños pobres menores de cinco años o los enfermos de los municipios más pobres de Nicaragua, para que ellos sean los castigados? Yo apelo a la conciencia de aquellos que creen de buena fe que esas sanciones son buenas y necesarias, para que reflexionen que muy poco daño le harían al gobierno y en cambio le harían mucho daño a muchos pobres que son nuestros hermanos nicaragüenses. Piensen en el sufrimiento –y quizá hasta en la muerte- de gente inocente, incluso niños pequeñitos. Nadie debería apoyar esas sanciones; por favor, seamos sensatos.

El Nuevo Diario (Managua)
Radio 800 (Managua)
Radio Managua (San José, Costa Rica)
27 de septiembre de 2016 

20/9/16

El Papa y los fariseos de hoy

Adolfo Miranda Sáenz



Las cosas que el Papa Francisco nos dice son impactantes, sin embargo no ha dicho nada que no hubiese dicho antes Jesús. Nos impacta porque el cristianismo había olvidado lo fundamental de las enseñanzas de Jesucristo por llenarse de tantos preceptos, prohibiciones y legalismos alejados de la sencillez de la doctrina de Jesús, que es amor y misericordia. El Papa nos ha recordado que para obtener la vida eterna basta amar al prójimo. No es imprescindible creer ni practicar una religión. “Dios no es católico, Dios es Dios”, enfatizó. Los no creyentes sinceros que aman al prójimo obtienen la salvación. Jesús lo enseñó: Seremos juzgados según amemos y sirvamos a los hambrientos, sedientos, sin ropa, enfermos o encarcelados, especialmente a los más pobres y necesitados. San Agustín lo comprendió y dijo: “Ama y haz lo que quieras”. Quien ama hará el bien, no deseará el mal para nadie. San Pablo afirmó que Dios escribió su ley en los corazones y seremos juzgados según la conciencia. Quien ama está con Dios, que es amor, aunque –de buena fe- no crea.

La Iglesia tiene toda la verdad que necesitamos conocer, y guarda el "depósito de la fe" contenida en la Sagrada Tradición Apostólica y las Sagradas Escrituras; ilumina y santifica al mundo proclamando el Evangelio y administrando los sacramentos; guía y orienta como "luz del mundo" y "sal de la Tierra"; es una comunidad de discípulos que crecen en Jesucristo para servir a los demás; es camino privilegiado para llegar a la Vida Eterna; tiene tesoros preciosos como la Eucaristía. Pero Jesucristo nos enseñó que "el sábado fue hecho para el hombre y no el hombre para el sábado". La Iglesia está para facilitar el encuentro con Dios, no para dificultarlo, ni para juzgar, excluir o condenar. El Papa afirma que la Iglesia no debe actuar como “aduana” sino como lugar de curación y misericordia. Un ejemplo lo ha dado con los divorciados vueltos a casar, antes impedidos -todos ellos- de recibir la comunión por “vivir en pecado mortal”. El Papa confirmó la indisolubilidad del matrimonio sacramental, y ratificó que una nueva unión es una “situación de pecado”. No ha dado una nueva o diferente norma. Pero ha destacado que la Iglesia había olvidado su propia doctrina sobre la culpa -o grados de culpabilidad- que puede tener cada persona en una situación de pecado, pues hay factores que pueden disminuirla e incluso anularla, en cuyo caso la persona podría no estar en una situación de pecado mortal que le sea imputable. 

Ha señalado el Papa el daño que causa la burocratización de la Iglesia desde la Curia Romana hasta las parroquias; la estructura verticalista y el clericalismo que “no debe existir en el cristianismo”, las “cortes” que rodean a los papas, obispos y párrocos “como lepra”, y el narcisismo de algunos pastores. El Papa Francisco lo dice recordando cómo el Señor humildemente lavó los pies a sus discípulos, no solo para que lo repitamos como un rito de Semana Santa sino para que sea el estilo de vida en la Iglesia. Nos recuerda que Jesucristo proclama justicia para los pobres y libertad para los oprimidos; lamenta “la dictadura del dinero” y “el capitalismo salvaje” que han creado estructuras de opresión. Expresa que la pobreza crece por  ideologías que defienden la libertad absoluta del mercado y la especulación financiera, negando el derecho de control de los Estados, encargados de velar por el bien común. Actúa como Cristo, anteponiendo a las diferencias ideológicas y a los sentimientos de odio, la paz, el perdón, la reconciliación y las necesidades de quienes sufren; por eso fue mediador entre los gobiernos de Cuba y EE.UU., lo cual ha irritado a algunos. El Papa ha dicho cosas que no agradan a todo el mundo, como "¿quién soy yo para juzgar a los homosexuales?"

Cuando Jesús hizo y dijo lo mismo que hoy hace y dice el Papa Francisco, en el contexto de cada época, los fariseos rasgaron sus vestiduras, lo acusaron de comer con los publicanos y con los pecadores, de enseñar blasfemias… y lo crucificaron. Los fariseos de hoy, dentro y fuera de la Iglesia, critican al Papa Francisco como comunista y hereje. Son igualmente sepulcros blanqueados, lobos vestidos con piel de oveja, que hoy crucificarían nuevamente a Jesucristo. 


El Nuevo Diario (Managua)
20 de septiembre de 2016

13/9/16

¿Se desmoronó "la única verdadera" oposición?

Adolfo Miranda Sáenz



Hace poco me sorprendió el titular de un periódico nacional que decía: “Se desmorona Coalición Nacional antiorteguista”. Era un titular fúnebre y doloroso para quienes desde ese periódico promovían y destacaban a la llamada "coalición" como “la única auténtica oposición de Nicaragua”. Los presentaban como los únicos honestos y capaces de derrotar a los sandinistas. Sin ellos las elecciones serían una farsa –nos decían- pues eran los únicos políticos opositores respaldados por la mayoría de los nicaragüenses. Sin ellos las elecciones serían “sin oposición”. Como esa "coalición" no iría en la boleta electoral y no se podría votar por ellos, ¡no habría por quién votar! Teníamos que abstenernos de votar los nicaragüenses no sandinistas, pues afirmaban que todos los otros partidos son partidos “zancudos” vendidos al Frente Sandinista. Y los que somos miembros, simpatizantes o apoyamos a esos partidos, que dicho diario y su club de lectores fieles a su línea política, llaman "zancudos", somos -según ellos- gente deshonesta que busca congraciarse con los sandinistas a cambio de prebendas, o -como le dicen a los empresarios- gente sin principios democráticos que busca "acomodarse" con el partido en el poder. O al menos seríamos unos tontos engañados, ya que ellos se consideran los únicos dueños de la verdad. Pero entonces, ¿sería posible que esa “poderosa fuerza” encabezada por gente tan honesta, tan capaz, de gran solidez política, se desmoronara, así no más? Pues… ¡sí! Se desmoronó, se dividió, se derrumbó... Quedó en evidencia que desde un periódico fue creado y promovido un "ídolo con pies de barro" en el que algunos creían ciegamente y que su desmoronamiento nadie ha lamentado fuera del círculo de lectores o reproductores de ese medio, que para ellos es como si fuese "la biblia".

Ya se sabía que el líder del grupo, Eduardo Montealegre, había renunciado a continuar liderándolo, retirándose de la política. Noticia extraña, pues recuerdo a muchos otros políticos opositores de diferentes épocas incluyendo la actual, tanto de Nicaragua como de otros países, que nunca renunciaron a su causa aún siendo perseguidos de mil maneras e incluso estando presos. Pero aunque parezca algo insólito, Eduardo Montealegre lo hizo “por su salud, su familia y recomendación de sus abogados”, según dijo en una carta pública. Así empezaba a desmoronarse la tan promovida "coalición". La sorprendente noticia fue que Luis Callejas, el candidato que no llegó a serlo al perder los montealegristas los sellos del Partido Liberal Independiente (PLI) -que nunca fue de ellos-, Kity Monterrey, Adán Bermúdez y otros, decidieron transformar la "coalición" en partido y tramitar ante el Consejo Supremo Electoral su legalización y personería jurídica, ya no para estas elecciones, sino para futuras. Me parece que por esta vez hacen bien y es lo que debieron de haber hecho desde el principio en vez de andar quitándole el partido a otros. Es interesante ver cómo los montealegristas pasaron de ser parte del PLC a llamarse "Vamos con Eduardo", después Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), después PLI, después "Coalición Nacional", y hoy no se sabe "que nombre le pondremos matatitutirulá". Lo que parece es que no serán más "montealegristas" y que su nuevo líder sería Luis Callejas. 

De esta manera su principal aliado, el Movimiento Renovador Sandinista (MRS), quedó fuera de la llamada “coalición” y formará casa aparte para crear, según ellos, un nuevo Frente Amplio Opositor. Para algunos será un trago amargo entrar a ese nuevo "Frente" rectoreados por el MRS, liderado por reconocidos sandinistas de ideología marxista-leninista como los que fueron miembros de la "Dirección Nacional", Henry Ruiz y Luis Carrión, o "Comandantes Guerrilleros" como Dora María Téllez y Hugo Torres, para citar tan solo a unos cuatro. Otros aliados en la antes llamada "coalición", como el Partido Acción Nacional (PAN) dirigido por Moisés Hasán, y el auto llamado Movimiento Liberal Ramiro Sacasa, integrado por Carlos Noguera y otros salidos del PLC, pidieron tiempo para tomar una decisión. Mientras Violeta Granera, compañera de fórmula de Luis Callejas, junto con el que fuera vocero de la extinta "coalición", Eliseo Núñez, y otros como José Pallais y Carlos Langrand, simplemente se fueron por no estar de acuerdo con seguir el camino de la legalización como partido político. Es decir, aunque a los publicadores del citado diario debió costarles mucho ponerlo, el titular es real: un desmoronamiento. Luego vinieron los dimes y diretes, acusaciones y recriminaciones, intentos de componendas, intentos de hacer surgir nuevos liderazgos o de revivir viejos liderazgos, etc. Pero todo eso ahora es secundario. La llamada "única verdadera oposición" se desmoronó.

El asunto es que se nos trató de vender a los nicaragüenses y al mundo, a los medios internacionales, al cuerpo diplomático, a congresistas estadounidenses, a la OEA, a la Unión Europea, etc., una opción política creada en el papel y maquillada para que pareciera ser algo grande y fuerte... pero era "un muñeco de papel". Hasta a los obispos quisieron llevarse en el saco tratando de que en una Carta Pastoral de la Conferencia Episcopal lo apoyaran y enaltecieran hasta citándolo con nombre propio. Pero la Iglesia no cayó en esa trampa con sus dos mil años de experiencia. ¡Allá los que creyeron en ese cuento! Los supuestos “únicos verdaderos opositores” no duraron ni siquiera lo suficiente para llegar al día de las elecciones que iban a denunciar. Los que supuestamente iban a juntar al pueblo en grandes y masivas protestas y reclamos contra el gobierno no pudieron ni siquiera permanecer juntos entre ellos. ¿Y estos son los que pretenden gobernarnos? ¿Estos son “la única alternativa” que hay al Frente Sandinista? ¡Por favor! ¡Qué bueno que no a todos engañaron! Si esa hubiese sido “la única verdadera oposición” (¿será que todavía lo seguirán repitiendo?) no existiría ya oposición en Nicaragua pues estaría desmoronada.

La verdad es que nunca han sido ellos la “única oposición”. Era el "producto mediático" de un periódico y de los que reproducen a ese periódico en sus círculos de amigos, en algunos otros medios y redes sociales, nada más. La verdad es que están compitiendo varios partidos opositores en las elecciones generales de este año. Con mi respeto para todos esos partidos, creo justo reconocer que entre la oposición el más fuerte es el Partido Liberal Constitucionalista (PLC). El único que ha derrotado al FSLN en dos elecciones presidenciales, en varias elecciones regionales del Caribe y en elecciones municipales; es el que tiene la mejor organización nacional y un ejército de fiscales bien entrenados y fogueados. El Frente Sandinista hoy está de nuevo en el poder únicamente por la división creada cuando Eduardo Montealegre se fue a competir contra el PLC y su candidato José Rizo en las elecciones de 2006, dividiendo el voto. Montealegre y sus seguidores ni ganaron ni dejaron ganar al PLC y al doctor Rizo. Si no fuera por esa división el PLC estaría gobernando hoy Nicaragua.  ¿Quién sería hoy el presidente? Quizá un José Rizo... o un Maximino Rodríguez... u otro liberal entre muchos que hay y son gente capaz y honesta... Hubo también otras traiciones contra el PLC, otras divisiones, y se sufrieron por eso nuevas derrotas... La oposición se dividió y algunos dedicaron toda su energía para desprestigiar y acabar al PLC, mientras el FSLN se fue haciendo más y más fuerte. Son los mismos que hoy siguen atacando con saña al PLC y que cargan con la culpa de haber dividido el voto en el 2006, aunque jamás han querido reconocerlo echándole la culpa al "pacto". ¡Claro! El pacto es el pretexto perfecto para no reconocer su error de dividir el voto entre el PLC y entonces la ALN, entre Rizo y Montealegre. ¿Por qué dividir, si ya el PLC había derrotado al FSLN varias veces y lo hubiera derrotado de nuevo en el 2006 si no fuera por la división? 

¡Pero el PLC tiene la capacidad de levantarse, y lo veremos poco a poco resurgir por el bien de la patria! ¡Y por el bien de la patria hay que votar por el PLC el 6 de noviembre de este año! No se sigan equivocando... Antes se fueron contra Arnoldo Alemán y lo que lograron al final fue la presidencia para el Frente Sandinista. Hoy predican abstención... siguen atacando al PLC... quieren ignorar a Maximino... ¿A quién creen que beneficiarán?








El Nuevo Diario (Managua)
13 de septiembre de 2016

6/9/16

Quién es Ileana Ros-Lehtinen

Adolfo Miranda Sáenz 



Ileana Ros-Lehtinen, una cubana-estadounidense nacida en La Habana, es representante (diputada) ante el Congreso de EE.UU. por el distrito de Miami-Hialeah. Siendo miembro ultra conservadora del Partido Republicano, por su hijo transexual cambió su conservatismo -solo en este tema- apoyando los matrimonios homosexuales y abandonó la Iglesia Católica haciéndose episcopaliana.

Es congresista gracias al voto del exilio cubano dominante en Miami-Hialeah, por lo que mantiene posiciones extremistas en relación a Cuba para satisfacción de sus electores, especialmente los mayores de 40 años. Tiene posiciones anticomunistas propias del “macartismo” de tiempos pasados (la persecución anticomunista impulsada por el desquiciado senador Joseph McCarthy entre 1909 y 1957, que llenó las cárceles de millares de personas de mentalidad liberal acusándolos de comunistas, y catalogada como "una caza de brujas"). También complace a los conservadores más radicales entre algunos otros hispanos de la Florida, con posiciones extremas sobre Latinoamérica usando el viejo argumento de que nuestros países están en "su" hemisferio, condenando algunas acciones políticas que se dan en gobiernos latinoamericanos como “atentatorias contra la seguridad de EE.UU.” Ella promueve la abierta injerencia pública y directa del gobierno estadounidense en la política interna de nuestros países.

Favorece el envío de tropas a diferentes partes del mundo, mientras obstaculiza el desarrollo y promueve cortar el presupuesto del benemérito Cuerpo de Paz (creado por el presidente Kennedy y en el cual participan millares de jóvenes estadounidenses que pasan una buena temporada en países pobres –como en Nicaragua- desarrollando encomiables proyectos sociales). Estos jóvenes son embajadores que representan lo mejor del noble pueblo de EE.UU. y su labor beneficia a mucha gente necesitada, despiertan respeto y cariño de las personas hacia los EE.UU. y ellos mismos se enriquecen de una linda experiencia. ¿No es preferible enviar por todo el mundo a jóvenes del Cuerpo de Paz a promover la vida y enriquecer la suya en vez de enviar a jóvenes soldados a quitar vidas y perder la suya? Pero a eso se opone esta congresista republicana.

Es judía por parte de madre. El principal contribuyente de sus campañas es el judío Irving Moskowitz, conocido por financiar el asentamiento de judíos en los barrios árabes de Jerusalén, quitándoles violentamente a las familias árabes sus hogares ancestrales. Varias organizaciones estadounidenses han pedido a Ros-Lehtinen devolver las contribuciones de Moskowitz, pues "socava la solución pacífica que propone EE.UU. al conflicto judío-palestino”, y también porque consideran que “el origen de ese dinero para las campañas de una congresista compromete a la nación.” Ros-Lehtinen apoya todo lo que favorece a los judíos extremistas, al margen de la política oficial estadounidense. Promovió que EE.UU. abandonara el Consejo de la ONU para los Derechos Humanos porque condenó algunas acciones inhumanas del Primer Ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, conocido por su extremismo y su política contraria a los acuerdos de paz para convivir pacíficamente el Estado de Israel y un Estado Palestino, ambos independientes. También propuso cortar el financiamiento de EE.UU. a cualquier organismo de la ONU que reconozca al Estado Palestino. 

Se opone enérgicamente a los recientes acuerdos entre EE.UU. y Cuba, principalmente a quitar el bloqueo. Apareció en el documental británico “638 maneras de matar a Castro”, diciendo: "Apruebo cualquier acción para asesinar a Fidel Castro o a cualquier otro líder que oprima al  pueblo". Preside el Comité de Fondos para defender al terrorista cubano-estadounidense Luis Posada Carriles, que en 1976 hizo explotar el vuelo 455 de Cubana de Aviación entre Barbados y Jamaica, asesinando a 73 pasajeros y tripulantes, todos inocentes civiles. Sobre la llamada Ley Patriota, de naturaleza temporal, que después del 9/11 permite detener a cualquier persona por tan solo “parecer” sospechoso, y mantenerlo preso indefinidamente sin juicio ni derecho a abogado, y sin dar cuenta a nadie de su paradero, además de permitir la tortura "fuera del territorio de EE.UU." -como en Guantánamo-, Ros-Lehtinen propone que se convierta en una ley permanente y definitiva (esa ley en nada se diferencia de las prácticas de las peores dictaduras con listas de personas "desaparecidas" y reos torturados). En contraste, favorece legislaciones que benefician a grandes corporaciones aunque dañen el medio ambiente, como la aprobación de la extracción de petróleo en el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico, a pesar de los inmensos daños ecológicos para la humanidad. Cuando fue reelecta en 2008, Barack Obama por cortesía la llamó para felicitarla; ella le colgó.

Un tipo de política internacional de EE.UU. como la que impulsan personas como Ros-Lehtinen no beneficia para nada a los latinoamericanos democráticos que promueven y luchan por la democracia y la libertad en nuestros países. Al contrario, esa política agresiva e injerencista de "amenazas y castigos" es absolutamente ineficaz y contraproducente; más bien endurece, radicaliza y fortalece a algunos regímenes que ataca, y a otros simplemente no les importa. Sirve de excusa para culpar -en algunos casos- a los EE.UU. de todo lo malo que pasa, y al final las consecuencias las sufre únicamente la gente más pobre y necesitada de nuestros países, no los gobiernos. Eso no funciona. Nunca ha funcionado y la historia así lo demuestra. Una prueba de ello es la misma Cuba de Ros-Lehtinen, embargada y bloqueada por EE.UU., con Fidel Castro en el poder durante medio siglo y recientemente celebrando tranquilamente sus 90 años de edad, mientras el pueblo cubano sigue sufriendo una profunda pobreza. Gracias a Dios ahora existe la fundada esperanza en los cambios positivos que pueden traer los acuerdos que promovió el papa Francisco entre los EE.UU. y Cuba, que Ileana Ros-Lehtinen -que dejó de ser católica- obstinadamente rechaza. 

El Nuevo Diario (Managua)
6 de septiembre de 2016

30/8/16

Cómo actúa la Iglesia en la política

Adolfo Miranda Sáenz



La Iglesia Católica actúa en la política por medio de sus laicos, que son más del 99% de sus miembros, y es a los laicos a quienes les corresponde específicamente la tarea de participar activamente en la política de su país. Es un derecho propio de todos los laicos católicos y también es una obligación según la doctrina de la Iglesia. Como ha dicho el Papa Francisco, la Iglesia no es un partido político ni tampoco un ONG, ni los sacerdotes y religiosos deben tomar partido a favor de una u otra opción política concreta, lo cual es tarea de los laicos; de cada laico católico que debe decidir –en cada caso- según su conciencia. En Nicaragua así lo han destacado nuestros obispos en su último mensaje. El magisterio propio de los obispos señala principios y valores cristianos que orientan a los fieles laicos para que cumplan de la mejor manera su tarea evangelizadora y santificadora del mundo, de la sociedad política, según su conciencia y capacidades, teniendo como referente indispensable la doctrina social de la Iglesia que debe ser conocida, estudiada y predicada eficazmente.

La doctrina social de la Iglesia, que se fundamenta en el Evangelio de Jesucristo y es enseñada por el Magisterio de la Iglesia, especialmente en los últimos tiempos por las Encíclicas Sociales de los Papas, está destinada en primer lugar a sus propios miembros. Pero también tiene un destino universal, pues la luz del Evangelio que la doctrina social hace brillar en la sociedad, ilumina a todos los hombres y mujeres. Todas las conciencias e inteligencias están en capacidad de acoger los principios y valores en ella expresados, así como el humanismo de sus normas para una acción social efectiva. Así pues, todos, en nombre del hombre y la mujer, de su dignidad única, y de su tutela y promoción en la sociedad; todos, en nombre del único Dios, creador y fin último del ser humano, somos destinatarios de la doctrina social de la Iglesia. Esta doctrina es una enseñanza dirigida a todos los hombres de buena voluntad  y es escuchada por los miembros de otras iglesias, comunidades eclesiales, seguidores de otras tradiciones religiosas y por personas que no pertenecen a ningún grupo religioso.

La Iglesia Católica, formada por sacerdotes, religiosos y laicos, es la primera destinataria de su doctrina social, la cual interpela nuestras conciencias, ilumina con la verdad moral y suscita respuestas apropiadas según la vocación y el ministerio de cada cristiano, los cuales son diferentes en los laicos, en los religiosos y en los sacerdotes, que son llamados por Dios a tareas diferentes o a realizar las mismas de diferentes formas. Para realizar la tarea de evangelización, es decir, de enseñanza, de catequesis, de formación, que la doctrina social de la Iglesia promueve, está llamado todo cristiano sin excepción, según sea su competencia, los carismas, el oficio y la misión evangelizadora propia de cada uno.

La doctrina social implica responsabilidades relacionadas con la construcción, la organización y el funcionamiento de la sociedad: obligaciones políticas, económicas, administrativas, es decir, de naturaleza secular, propias de los fieles laicos, no de los sacerdotes ni de los religiosos. Las actividades de naturaleza secular son aquellas propias de la sociedad humana que no son específicas de la religiosidad y son compartidas por toda la humanidad y sus estructuras socioeconómicas. Son las cosas “del mundo” al que se refirió Jesús en oración por nosotros al Padre: “No te pido que los saques del mundo, sino que los protejas del mal” (Juan 17.15).

La Iglesia está dentro del mundo y actúa santificándolo por medio de los laicos (Lumen Gentium 34). La responsabilidad de optar por una u otra opción política compete a cada laico según su conciencia, por su condición secular, su estado de vida y la índole secular de su vocación. Los obispos iluminan a los laicos con su magisterio, recordándoles los principios y valores de la doctrina que debe guiarlos, sin anularlos ni sustituirlos en el discurso político ni en la acción política que a los fieles laicos corresponde (Compendio DSI 83). 

El Nuevo Diario (Managua)
30 de agosto de 2016

17/8/16

¡65 mil muertos ya fueron suficientes!

Adolfo Miranda Sáenz



Entre 1977 y 1990 Nicaragua vivió 13 años horribles, llenos de odio, muerte y miseria. Una  época con mucha sangre derramada, muchas lágrimas y empobrecimiento. El monstruo de la violencia se apoderó de nuestro país. Unos años antes, en 1972, Nicaragua había sufrido el terremoto que destruyó Managua causando 10 mil muertos. Estábamos tratando de reponernos de aquella catástrofe cuando dos guerras seguidas tiñeron la tierra con la sangre de 65 mil muertos (25 mil combatientes y 40 mil civiles) y 150 mil heridos y mutilados. Primero fue la revolución sandinista para derrocar a Somoza y después la guerra de la resistencia contra los sandinistas.

En las ciudades y montañas murieron millares de somocistas, sandinistas, contras, sin partido… ¡de todo! Los 25 mil muertos entre los combatientes fueron jóvenes y adultos del Frente Sandinista, de la Guardia Nacional, de la contra y del Ejército Popular Sandinista -algunos voluntariamente emplantillados y otros llevados por el servicio militar obligatorio, muchos arrancados de los brazos de sus madres, apenas de 16 años, y devueltos en ataúdes sellados por el estado de descomposición de sus cadáveres-. Entre los 40 mil civiles muertos se cuentan ancianos y niños. Y entre los 150 mil heridos y mutilados hubo tanto combatientes como civiles; ancianos, adultos, jóvenes y niños. ¡Y todos eran hermanos nicaragüenses!

Pero no solo muerte trajo la guerra. Trajo también muchísimo odio y la peor hambre en nuestra historia. Hubo ejecuciones y destrucción por los diferentes bandos, y hubo ocupaciones y confiscaciones de propiedades. Los grandes, medianos y pequeños productores no podían producir porque unos fueron despojados y otros no tenían cómo hacerlo en medio de un terrible caos económico, con una economía centralizada copiada de los países comunistas, que fracasó, y con una guerra que llevó a la quiebra al país con 36.000% de inflación. No había suficiente arroz, frijoles, maíz… No había suficiente comida; no había medicinas; no había casi nada… ¡Y seguíamos matándonos! Nicaragua retrocedió medio siglo, a los niveles de los años 30, y quedó con una inmensa deuda externa. Muchos se fueron. Los que tenían dinero se fueron a una vida muy cómoda. Los que no tenían dinero se fueron a vivir con sacrificios pero huyendo de la guerra. Otros nos quedamos y somos testigos de aquel horror. Algunos lo recordamos, otros parece que lo olvidaron y millares no saben lo que fue aquella pesadilla porque vivieron fuera, eran niños o no habían nacido.

¿Querrá alguien que eso vuelva a ocurrir? La inmensa mayoría no; pero hay insensatos que creen que nuestras actuales contradicciones políticas se resolverían solo con el país convulsionado, con confrontaciones violentas. Aunque esos, que son dirigentes políticos con recursos económicos, cuando las cosas se ponen feas son los primeros en irse del país dejando a la gente matándose. Si volviera la violencia, ¿cuántos nicaragüenses más morirían? Las balas y bombas no distinguen. Podría tocarle a usted o a mí, o a nuestros seres queridos. ¿Cuántos quedarían sin padre o sin madre? ¿Cuántos perderían a sus hijos? ¿Otra vez…? ¿Y otra vez el odio… el hambre…? Los 6 millones de nicaragüenses todavía tenemos consecuencias de aquellas desgracias: 1.500.000 pobres que viven con menos de un dólar por día; y entre ellos 400.000 extremadamente pobres que viven con menos de 0.75 c/dólar por día. Además, 1.200.000 desempleados, subenpleados o con empleo informal. 

Sin embargo, gracias a 25 años de paz, el país ha ido recuperándose poco a poco, progresando con trabajo e inversión nacional y extranjera. Estamos creciendo económicamente según el BID, el FMI y el Banco Mundial. Se nota en los repartos residenciales que crecen más cada día, en los edificios de oficinas y apartamentos, hoteles, bancos y otros que se levantan aceleradamente, en más de 25.000 autos nuevos que se venden cada año, en los restaurantes de distintos niveles y centros de diversión llenos, en los nuevos centros comerciales y más industrias. En la ampliación de calles y buenas carreteras. La agricultura y la ganadería también van muy bien. Sobre todo aumenta el turismo. Todo eso produce empleos y mejoría en la vida de millones. Lo que aún se debe corregir es una mejor distribución de los ingresos, para que ese progreso llegue más a los más pobres. Un progreso que se debe más a los 25 años de paz y a la empresa privada nacional y extranjera, que a los gobiernos, cuyo aporte principal es dejar trabajar (aunque hay importantes quejas de dependencias que cometen abusos y arbitrariedades, como la DGI, DGA y algunas alcaldías, como la Dirección de Urbanismo de la Alcaldía de Managua). Pero, ¿quisiéramos retroceder? ¿Queremos confrontaciones, violencia, guerra, etc. de nuevo en Nicaragua? ¿Queremos que quiebren esos negocios, la gente pierda sus empleos y los pobres padezcan más hambre? ¡No!

¡Estamos obligados, por encima de todo, a preservar la paz! ¡Todos!

El gobierno: con políticas que den estabilidad económica y social, con transparencia, respetando los derechos humanos y la institucionalidad democrática. 
Los políticos: actuando con responsabilidad, criticando con firmeza pero objetivamente, siendo propositivos y dispuestos a dialogar con los adversarios para llegar a acuerdos en bien del país. 
Los medios de prensa: informando la verdad completa, sin manipularla, sin promover el odio, sin llamar a la violencia directa o indirectamente, y sin denigrar al país con mentiras y exageraciones que perjudican a Nicaragua, especialmente a los pobres y desempleados que necesitan de mayor inversión y fuentes de trabajo. 

¡65 mil muertos ya fueron suficientes! Resolvamos nuestras contradicciones políticas pacíficamente, cívicamente. Dialoguemos entre los nicaragüenses, sin usar la violencia; busquemos como llegar a acuerdos patrióticos, a compromisos mutuos; aunque sea el camino más largo, difícil y frecuentemente incomprendido. Que se fortalezca el diálogo entre el gobierno y los empresarios y se haga igual en lo político mediante el diálogo entre el gobierno y la oposición después de las elecciones de noviembre. Como un buen paso, importante, necesario, acudamos a votar, bajo cualquier circunstancia, en las elecciones de noviembre. Solo mediante el voto la oposición ganará espacios políticos legítimos para la lucha cívica.

El Nuevo Diario (Managua)
20 de julio de 2016

¡Libros Gratis! ¡Obsequio del Autor!

POLÉMICO TESTIMONIO
Adolfo Miranda Sáenz

En POLÉMICO TESTIMONIO Adolfo Miranda Sáenz, abogado, periodista y escritor nicaragüense, refleja aspectos de su vida refiriéndose a destacados sucesos de Nicaragua y el mundo sobre los que hace comentarios controversiales: - ¿Es anticuada la moral sexual católica? - ¿Es moralmente lícito el aborto? - Ilusión y decepción de la Revolución Sandinista - El Somocismo: ¿dictadura o dictablanda? - Los liberales: ¿de derecha o de izquierda? – Los imperialismos - Los grandes cambios en el mundo en los últimos 100 años -¿Qué hacíamos cuando no existía la TV? - Los maravillosos años 60. - Los Papas del siglo XX y XXI. - Destacados aspectos de la historia de Nicaragua, su gente y sus costumbres… y hechos destacados en el mundo. Con un toque de buen humor. El autor ha realizado una larga carrera en el campo de las leyes como abogado y juez, y del periodismo como director de programas de radio, comentarista de televisión, corresponsal de agencias de prensa, colaborador de revistas nacionales e internacionales y columnista de periódicos. Sus artículos y ensayos han sido publicados en varios idiomas.

Puedes verlo, leerlo o archivarlo como cortesía del autor haciendo click en el siguiente link:

Link a "Polémico Testimonio"
____________________

DEL OCASO AL AMANECER
Novela de
Adolfo Miranda Sáenz

El joven médico Ricardo Mendoza ha mantenido por años una relación apasionada con su colega  Rosi Fuentes, la que se ve amenazada cuando Linda Rostrán regresa del extranjero convertida en una bella y talentosa mujer.
El padre de Ricardo, un empresario exitoso al borde de la muerte, desea fervientemente ver garantizada su descendencia con un nieto antes de morir, pero eso no está en los planes de sus hijos. Inesperadamente surge la posibilidad de que pueda lograr lo que tanto anhela, aunque su única esperanza corre un grave peligro.
Una novela romántica en la que además del amor y la pasión surgen controversias entre valores y principios que hoy se debaten intensamente, como el matrimonio, el aborto, el sentido de la existencia y la fe religiosa, cuya discusión forma parte del mundo actual y está presente en muchas situaciones reales de la vida moderna.

Puedes verlo, leerlo o archivarlo como cortesía del autor haciendo click en el siguiente link:

Link a "Del Ocaso al Amanecer"
____________________

UNA IGLESIA CATÓLICA RENOVADA

Propuestas de un laico sobre cambios en nuestra Iglesia
Un ensayo de
Adolfo Miranda Sáenz

En espíritu de unidad y obediencia al Magisterio de la Iglesia.

Simplemente propuestas, sugerencias, algunas ideas, opiniones personales sujetas al discernimiento final de nuestros pastores

CONTENIDO: 

Necesidad de Renovación. Posibilidad de disenso y renovación según criterios expresados por el Papa Benedicto XVI y el Papa Francisco.
Las propuestas de un laico.

Aclaración del concepto “Infierno”.
Aclaración del concepto “Purgatorio”. 
Cómo entender un doble juicio: privado y público. 
Necesidad de clarificar a los fieles sobre las devociones populares. 
Opción Fundamental y el Sacramento de la Reconciliación. 
Actualizar los conceptos sobre el cuerpo y la sexualidad humana. 
Necesidad de nuevas normas sobre el celibato. 
Mayor participación de los laicos. 
El caso de los divorciados y vueltos a casar. 
Situación de los homosexuales. 
La ordenación de mujeres.

Puedes verlo, leerlo, archivarlo o imprimirlo como cortesía del autor haciendo click en el siguiente link:

Link a "Una Iglesia Católica Renovada"
____________________

CURSO BÁSICO SOBRE LOS DERECHOS HUMANOS
Folleto de
Adolfo Miranda Sáenz

Los conocimientos elementales 
sobre Derechos Humanos


Puedes verlo, leerlo, archivarlo o imprimirlo como cortesía del autor haciendo click en el siguiente link:

____________________

CURSO BÁSICO SOBRE DOCTRINA 
SOCIAL DE LA IGLESIA
Folleto de
Adolfo Miranda Sáenz

Los conocimientos elementales 
sobre la Doctrina Social de
la Iglesia Católica


Puedes verlo, leerlo, archivarlo o imprimirlo como cortesía del autor haciendo click en el siguiente link: