Contenido

Las páginas de este Blog se presentan divididas en dos partes:
La mitad de arriba, donde ahora estás (con fondo crema o beige), contiene la presentación de artículos, libros y folletos que puedes obtener gratis; algunos los encontrarás simplemente bajando en la página y otros con el índice que está a la derecha.
La mitad de abajo (con fondo café oscuro o marrón) contiene variedades, fotos, valiosos links y amenidades.
Te invitamos ver hasta el final de la página y encontrarás cosas muy interesantes y de utilidad.
Al final de cada tema tienes espacio para dejarnos tu comentario.

-------------------------------------IMPORTANTE: MIRA EL ÍNDICE DE ARTÍCULOS DE OPINIÓN EN LA COLUMNA DE LA DERECHA-------------------------------------

4/2/2014

¡DE ACTUALIDAD! Sección para las publicaciones más recientes

Los gobiernos liberales en Nicaragua

Adolfo Miranda Sáenz
El Nuevo Diario (Managua)
15 de julio de 2014

El 11 de Julio de 1893 triunfó la Revolución Liberal encabezada por José Santos Zelaya. Una nueva era inició en Nicaragua al llegar a gobernar la intelectualidad liberal progresista, impulsando reformas sociales que hoy podemos calificar de izquierda moderada o centro-izquierda. Un social liberalismo que defiende la democracia, la propiedad privada y el mercado libre, pero al mismo tiempo practica la intervención moderada del Estado para garantizar que todos tengan acceso a suplir las necesidades básicas.

Los gobiernos liberales, desde Zelaya hasta Alemán, implementaron el social liberalismo mediante impuestos progresivos a quienes gozan de más bienes e ingresos, para financiar la educación gratuita desde la primaria hasta la universidad, el sistema universal de salud en hospitales y centros de salud estatales, e implementando beneficios sociales con el Código del  Trabajo, el INCEI (interviniendo en la regulación de los precios de los alimentos básicos acopiando o vendiendo según la situación), el Banco Nacional como banca de desarrollo,
La bandera roja es la bandera
histórica del liberalismo en
Nicaragua
el INSS, el Instituto de la Vivienda, etc. Excelentes conquistas sociales desarrolladas gradualmente. Al mismo tiempo facilitando el desarrollo de empresas, bancos, centros de estudios privados y el libre ejercicio de oficios y profesiones. Una coexistencia armónica de la iniciativa privada con amplios servicios públicos.

Después del gobierno sandinista de los 80 y del gobierno conservador que lo sustituyó, cuando el liberalismo llegó de nuevo a gobernar con Arnoldo Alemán, volvió a aplicarse la política social de los gobiernos liberales. Así pues,  las administraciones  liberales en Nicaragua han sido social liberales de izquierda moderada, nunca neo liberales de derecha. Aquí solo ha gobernado la derecha durante los gobiernos conservadores, aunque los últimos gobiernos conservadores –Violeta Chamorro y Enrique Bolaños- aplicaron políticas social liberales debido a las circunstancias.

No creamos que estas políticas social liberales significan poco, pues temas como el sistema universal de salud, la educación gratuita incluyendo la universidad, el seguro social obligatorio y los impuestos progresivos, son temas de grandes debates en otros países –como en EEUU por ejemplo-. Temas que aquí se dan por sentado desde hace mucho tiempo como fruto de la Revolución Liberal de 1893. Un sistema socio económico solo interrumpido en la década de los 80, pues los sandinistas hoy también están aplicando estas políticas, naturalmente que con los énfasis y matices según su ideología.

Tuvieron fallas los gobiernos liberales, particularmente de Zelaya y los Somoza, al caer en la tentación de perpetuarse en el poder e implementar dictaduras. Los sandinistas hoy también tienen sus tentaciones; especialmente se les cuestiona la falta de  independencia de los Poderes del Estado y de transparencia en los procesos electorales. Pero se puede aprender de la historia y corregir el rumbo.

El gobierno necesita tener una oposición significativa actuando como contrapeso, que siendo propositiva y constructiva se convierta en un interlocutor importante para llegar a acuerdos mediante el diálogo. El liberalismo unido debe ser el interlocutor político lógico del gobierno (liberales unidos respetando sus diferentes tendencias desde el centro-izquierda hasta el centro-derecha), pero alejándose de los sectores radicales que rechazan el diálogo y la concertación deseando llevar a Nicaragua a una confrontación -entre más violenta mejor-.

Asumiendo lo bueno que hay en la Revolución Liberal del 11 de Julio y en la Revolución Sandinista del 19 de Julio (pues ambas tienen varios principios y valores que todos compartimos), puede lograrse un proyecto de nación consensuado, corrigiendo errores y fortaleciendo la democracia, para que nunca -¡nunca jamás!- los adversarios políticos sean enemigos a muerte ni se derrame más sangre de hermanos, resolviendo las diferencias mediante el diálogo y disputando los cargos públicos mediante elecciones libres.

EDITORIAL DEL BLOG
¡GENOCIDIO EN GAZA!




Los ataques judíos a Gaza no tienen objetivos militares. Las bombas caen en los populosos barrios, en las viviendas, matando civiles. Han bombardeado hospitales con enfermos de todas las edades y personas que no pueden movilizarse para evacuarlos. Están muriendo gran cantidad de niños, incluso bebés. Bombas o infantería disparando en medio de los barrios donde están las casas donde vive gente civil, es injustificable.  ¡¡¡ESTO SIMPLEMENTE ES UNA BARBARIE!!! 

Lo dicho por el Primer Ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, de que allí se esconden terroristas de Hamas y que por eso debe bombardear y además atacar con soldados, equivale a que en Honduras, donde hay tantos pandilleros criminales, se apruebe bombardear con cohetes y atacar con el ejército los barrios de la ciudad de Tegucigalpa donde viven los pandilleros, aunque maten a los ancianos, mujeres y niños inocentes que también viven allí. Equivaldría a hacerlo igualmente en el Bronx (New York) o en los barrios bajos de París para acabar con los numerosos delincuentes que residen allí mezclados con gente inocente.

Esta noche vas a dormir tranquilo sabiendo que tus hijos, nietos, hermanos... dormirán tranquilos. Los niños palestinos de Gaza, en cambio, estarán aterrorizados. Las bombas caen sobre sus casas en este momento. O para protegerlos han sido llevados a lugares fuera de la ciudad donde no tienen suficiente agua, ni comida, ni lugares bajo techo, ni tampoco seguridad para sus vidas. ¿Cuántos morirán en las próximas veinticuatro horas? Por favor, haz algo... Por lo menos, ¡reza por ellos! Mira a tus hijos, a tus nietos, a tus hermanitos pequeños... ¡y piensa en los niños de Gaza!

___________________________________________________ 
Otro tema:

Los santos no hacen milagros

Adolfo Miranda Sáenz
El Nuevo Diario (Managua)
8 de julio de 2014

Todo católico debe saber que solo Dios tiene el poder de hacer milagros y que atribuirle ese poder a otro es idolatría. El Catecismo de la Iglesia Católica (No. 2113) dice: “La idolatría no se refiere sólo a los cultos falsos del paganismo. Es una tentación constante de la fe. Consiste en
divinizar lo que no es Dios. Hay idolatría desde el momento en que el hombre honra y reverencia a una criatura en lugar de Dios”. Y la Biblia enseña que “Nuestro Dios es el único Señor” (Dt.  6.4; Mc. 12.29).

Ni la Santísima Virgen María ni los santos hacen milagros. Entonces, ¿por qué les rezamos? Lo hacemos para que intercedan por nosotros ante Dios por medio de Jesucristo -verdadero Dios y verdadero hombre-. Como dice la Biblia: “Solo hay un Dios y solo hay un hombre como mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús” (1 Tm. 2.5). La Virgen María, 
los ángeles, los santos y también nosotros, presentamos las necesidades de quienes piden intercesión ante Dios, mediante Jesucristo, y cuando por esa intercesión se produce un milagro, es obra de Dios, no del que intercede.

Interceder significa que unas personas rezan a Dios por otras personas. Nosotros, que estamos en la tierra, lo hacemos, y muy especialmente los que están en el Cielo, más cerca de Dios, como la Virgen María, los ángeles y los santos. Todos los miembros de la Iglesia somos santos (apartados para Dios), pero los que están en el Cielo alcanzaron la plenitud de la santidad y a algunos la Iglesia les reconoce públicamente su ejemplar santidad canonizándolos.

El Credo de los Apóstoles, que resume las enseñanzas fundamentales de éstos, expresa que creemos “en la comunión de los santos”, o sea que en la Iglesia estamos unidos todos los
santos: los que estamos en este mundo, los que ya fallecieron y están preparándose para entrar en la gloria, y los que ya están en la gloria de Dios, que llamamos Cielo. Y todos intercedemos unos por otros (Catecismo 946-959). San Pablo recomienda que se hagan “peticiones, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos los hombres”, recalcando que “estas oraciones son buenas y Dios nuestro Salvador las escuchará” (1 Tm. 2. 1-3).
 
La madre de Jesús es también
nuestra madre e intercede
por sus hijos.
Especialmente debemos solicitar la intercesión de los que ya están en el Cielo santificados plenamente, porque “la súplica del justo tiene mucho poder” (St. 5.16). La Virgen María ocupa un lugar especialísimo cerca de Dios, pues ella ha sido colmada, llena de gracia; es bendita entre todas las mujeres, madre de Dios -del Señor Dios hecho hombre-, a quien llamamos bienaventurada todas las generaciones (Lc. 1.28; 42-43; 48). Por eso María es una intercesora especial.

En el Antiguo Testamento leemos que el arcángel Rafael le dijo a Tobías: “Cuando tú y Sara rezaban, yo presentaba tus oraciones al Señor” (Tb. 12.12). Jesús nos enseña que “nuestros ángeles” interceden ante el Padre por nosotros: “Sus ángeles en el Cielo están mirando siempre la cara
de mi Padre celestial” (Mt. 18. 10).

Debemos orar frecuente y directamente a Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo; adorándolo únicamente a él. Llamarle “Padre nuestro” y “abbá” (papá), con confianza. Acercarnos a Jesús, especialmente en el Santísimo Sacramento. Invocar al Espíritu Santo. Nuestro amor, nuestro culto, nuestra devoción a Dios debe ser lo principal y prevalecer sobre todo. Pero a Dios también le agrada que sus hijos intercedamos unos por otros. Oremos por nuestros hermanos vivos y difuntos y recemos a la Virgen María, a los ángeles y a los santos, cuidando de no caer en la idolatría.


La eucaristía es el centro y cúlmen
de la vida cristiana. La presencia
real de Jesús en cuerpo, sangre,
alma y divinidad está en el
Santísimo Sacramento.
La Santa Misa y la adoración a
Jesús Sacramentado deben ser la
principal devoción de un católico.
La Santa Misa  no se puede comparar ni
mucho menos sustituir
por ninguna otra devoción.
San Francisco de Asís
(cuyo nombre escogió
el Papa Francisco)
 y Santa Teresa de Calcuta,
son ejemplos de vida cristiana.
Desde el Cielo interceden
por nosotros al Padre por
 medio de Jesucristo, junto a la
Virgen María, los ángeles y los
santos (canonizados y no
canonizados) que son todos
los difuntos que hoy están
más cerca de Dios.
Es normal que en este mundo le pidamos a otras personas que recen por nosotros, o sea que intercedan por nosotros; cuánto más normal es pedirle lo mismo a quienes estando en el Cielo están más cerca de él, especialmente la madre de Jesús. Es bueno rezarle a la Santísima Virgen María, a los ángeles y a los santos (canonizados o no, como nuestros familiares difuntos que también están cerca de Dios), pero sabiendo que esas oraciones van al Padre por medio de Jesús y que solo Dios es quien nos concede lo que pedimos (si lo necesitamos y nos conviene, y según su voluntad y sabiduría infinita). No debemos atribuirle poderes milagrosos a nadie más que a Dios, que es Padre, Hijo (Jesús) y Espíritu Santo. Y no debemos dejar de orar DIRECTAMENTE A DIOS. Recordemos siempre que pedirle a otros que intercedan por nosotros NO DEBE EXCLUIR NUNCA QUE TAMBIÉN SE LO PIDAMOS DIRECTAMENTE A DIOS, pues no debemos jamás dejar de orar a Dios por orar a otros.
El autor lo invita a bajar gratis su folleto:  
UNA IGLESIA CATÓLICA RENOVADA 
En Word: 
En PDF:
HAGA CLICK AQUÍ
___________________________________________________ 
Otro tema:
Críticas contra la religión

Adolfo Miranda Sáenz
El Nuevo Diario (Managua)
1 de julio de 2014

Leí recientemente "Dios no es bueno" de Christopher Hitchens y "El fin de la fe" de Sam Harris. Esperaba encontrar de ambos escritores ateos estadounidenses  algunos esfuerzos para probar científicamente que Dios no existe. Algo que es imposible probar mediante la ciencia, como tampoco probar que exista. 
Miles de hospitales, asilos, orfanatos, comedores, escuelas
y otras obras sociales mantienen las religiones en el mundo
Creer en Dios es asunto de fe y razón, no de ciencia. Nuestros razonamientos nos conducen a creer en Dios. Los ateos, como conclusión de su razonamiento, "tienen fe” en que Dios no existe, pero no es una conclusión científica. Aunque los libros ateos a que me refiero, más que afirmar que Dios no existe, son una crítica de la religión.

Hacen un análisis de las religiones que existieron y se han extinguido, y de las que hoy existen, principalmente el judaísmo, el islamismo y el cristianismo, según Hitchens condenadas a extinguirse, y según Harris mas bien las causantes de que la civilización humana pronto se extinga. Ambos consideran las religiones como la principal (si no la única) causa de todos los males de la humanidad: odio, asesinatos, guerras, genocidios, retraso cultural y científico, etc.

Los datos históricos que ellos citan son reales y sociológicamente tienen bastante de ciertos, pero también mucho de exagerado e injusto. Los crímenes y atrocidades que en la historia humana se han cometido en nombre de la religión, empezando por los primitivos
El amor es el fundamento de la religión cristiana
sacrificios humanos hasta los actuales actos terroristas, pasando por juicios, condenas, ejecuciones y guerras "en nombre de Dios", hablan mal de la religión. Incluso de mi religión cristiana y de mi Iglesia Católica. ¡Nadie lo puede negar! Los creyentes o personas religiosas no lo negamos. Los tres últimos papas de la Iglesia Católica han pedido, con la humildad que Jesucristo nos manda tener, perdón a la humanidad por los pecados de algunos hijos de nuestra iglesia.

El ser humano es libre de escoger entre el bien y el mal. Dios estableció una "ley natural" que está en la conciencia de todos, como dice San Pablo en Romanos 2.14,15. Una "ley escrita en el corazón", frecuentemente violada por la maldad, o sea por el pecado (llamamos pecado a lo que se hace o deja de hacer consciente y libremente violando la ley de Dios que toda persona conoce -aún no siendo religioso- pues Dios "la escribe" en todos los corazones y se resume en el amor). El ser humano puede pecar porque Dios lo creó libre. La libertad de decidir más allá del instinto es inherente al ser humano, dotado de razón. Sin esa libertad el ser humano sería otra cosa, no sería humano. Los animales no tienen facultad de razonar ni libertad de decidir más allá del instinto, actúan guiados solo por su instinto. La religión es practicada por seres humanos que a veces escogen hacer el mal desde cualquier actividad humana, incluyendo la religión. Pero la maldad no es producto de la religión aunque a veces se haga el mal con pretextos "religiosos".

La religión, como el arte, la tecnología y la ciencia, han sido utilizadas para el bien y para el mal. Las flechas se usaron para asesinar, la química para envenenar, las computadoras divulgan asquerosa pornografía infantil. Pero también las flechas servían para proveer alimentos,  la química produce medicamentos para
Hiroshima arrasada después de la bomba atómica
salvar vidas y la computación es maravillosamente útil para hacer cosas excelentes. Todo puede usarse para el bien o para el mal, no solo la religión. Relatar todo lo bueno que la religión ha hecho y hace ocuparía varias bibliotecas.

La religión no es culpable de la maldad en la historia humana. Como ejemplo recordemos algunos de los mayores genocidios: los campos nazis de concentración y exterminación de millones de judíos y otras personas consideradas "inferiores"; las purgas de Stalin en la Unión Soviética con más de un millón de prisioneros que murieron de hambre y frío sometidos a trabajos forzados en Siberia, más otros millares fusilados; y las bombas atómicas lanzadas por el gobierno de Estados Unidos sobre dos populosas ciudades japonesas, quemando vivos a hombres, mujeres, ancianos y niños, incluyendo recién nacidos, a toda la población civil de Hiroshima y Nagasaki, dejando secuelas que subsisten hasta el día de hoy. Ninguno de estos terribles genocidios fue motivado por razones religiosas, ni eran religiosos Hitler ni Stalin, este último mas bien un ateo militante.

¿Víctima del holocausto nazi o de la Purga Stalinista
o del  genocidio en Hiroshima y  Nagasaki?
Da igual. Es una víctima del pecado, no de la religión.
(La foto es de una víctima de la bomba  en Nagasaki)
La religión es practicada por seres humanos que a veces escogen hacer el mal desde cualquier actividad humana, incluyendo la religión, pero no significa que la religión lo motive a hacer el mal. La religión, como el arte, la tecnología y la ciencia, ha sido utilizada para el bien y para el mal. Pero, sin duda, mayormente para el bien.

Ambos libros exponen la maldad humana y me hacen valorar más la redención de Cristo para pagar él -que es Dios mismo hecho hombre- por todas nuestras maldades. Me hacen apreciar y agradecer más la bondad de Dios y ratificar mi convicción en la necesidad de la religión para iluminar las conciencias, promover la paz y llevar consuelo y amor a los demás.

El autor lo invita a bajar gratis su folleto:  
UNA IGLESIA CATÓLICA RENOVADA 
En Word: 
En PDF:
___________________________________________________ 
Otro tema: 
¿Cuál es la realidad política de Nicaragua?
 HAGA CLICK AQUÍ
___________________________________________________
Otro tema:
¿Quién fue Juan XXIII?
HAGA CLICK AQUÍ 
___________________________________________________
Otro tema:
¿Hay un "liberalismo de izquierda"? 
La pobreza: obstáculo para la democracia
HAGA CLICK AQUÍ 
___________________________________________________

Busque otros temas interesantes en el Índice:
Columna derecha, arriba...
___________________________________________________

31/1/2014

UNA IGLESIA CATÓLICA RENOVADA

Propuestas de un laico sobre cambios en nuestra Iglesia
¡FOLLETO GRATIS!
Lee, baja, archiva o imprime este folleto sin costo alguno 
UTILIZA EL LINK QUE ESTÁ MÁS ABAJO PARA BAJARLO

En espíritu de unidad y obediencia al Magisterio de la Iglesia.
Simplemente propuestas, sugerencias, algunas ideas, opiniones personales sujetas al discernimiento final de nuestros pastores

Un ensayo de Adolfo Miranda Sáenz

CONTENIDO: 
Necesidad de Renovación. Posibilidad de disenso y renovación según criterios expresados por el Papa Benedicto XVI y el Papa Francisco.
Las propuestas de un laico.

Aclaración del concepto “Infierno”.
Aclaración del concepto “Purgatorio”. 
Cómo entender un doble juicio: privado y público. 
Necesidad de clarificar a los fieles sobre las devociones populares. 
Opción Fundamental y el Sacramento de la Reconciliación. 
Actualizar los conceptos sobre el cuerpo y la sexualidad humana. 
Necesidad de nuevas normas sobre el celibato. 
Mayor participación de los laicos. 
El caso de los divorciados y vueltos a casar. 
Situación de los homosexuales. 
La ordenación de mujeres.

Absolutamente gratis:

Para leerlo o descargarlo, archivarlo o imprimirlo en Word:
HAGA CLICK AQUÍ

Para leerlo o descargarlo, archivarlo o imprimirlo en PDF:
HAGA CLICK AQUÍ

10/9/2012

EL DRAMA DE LA POBREZA

Adolfo Miranda Sáenz

Más de 1,200,000,000 (mil doscientos millones) de personas en el mundo sobreviven con menos de un dólar por día.  Es todo lo que tienen para comer, vestir, medicarse, educarse, transportarse, tener un techo y cubrir TODAS sus necesidades. Más de 2,900,000,000 (dos mil novecientos millones) sobreviven con menos de dos dólares diarios.  Son personas, seres humanos, viviendo en condiciones infrahumanas, casi como animales y algunos peor que los animales. La población mundial es de 6,500,000,000 (seis mil quinientos millones) por lo que casi la mitad de la “humanidad” vive en condiciones miserables... Leer artículo completo: Haga clik en el título (arriba)

10/8/2012

¿EN QUÉ CREEMOS LOS CATÓLICOS?

Adolfo Miranda Sáenz

Varias razones me motivan a aclarar en qué creemos los católicos, especialmente la tristeza de ver cómo muchas personas abandonan nuestra Iglesia creyendo que no pueden ser católicos por no sentirse cómodos con algunas costumbres, prácticas o devociones que NO SON LO ESENCIAL de nuestra fe y QUE NO ES OBLIGATORIO CREER Y PRACTICAR para ser un buen católico. Costumbres, prácticas y devociones que la Iglesia acepta, pero no manda. Que la Iglesia considera QUE PUDIERAN SER BUENAS, pero que no son parte de las VERDADES FUNDAMENTALES ni tampoco de la LITURGIA OFICIAL de los católicos. Así como también me motiva ver cómo muchas veces hay cosas que por sí mismas no son malas, pero que a veces se creen o se practican sustituyendo lo fundamental de nuestra fe o dándoseles mayor importancia que a nuestra sagrada liturgia... ... Leer artículo completo: Haga clik en el título (arriba)

9/8/2012

¡GRATIS! CURSOS PARA DESCARGAR

¡GRATIS!
Baja estos dos cursos 
de Adolfo Miranda Sáenz.
Puedes leerlos on line, bajarlos e imprimirlos, sin costo alguno. 

Haz click en los links de abajo
(no en las ilustraciones)

¡GRATIS!
CURSO SOBRE 
DERECHOS HUMANOS

En formato de word:
https://dl.dropbox.com/u/96796013/Curso%20sobre%20los%20Derechos%20Humanos.doc

En PDF:
https://dl.dropbox.com/u/96796013/Curso%20sobre%20los%20Derechos%20Humanos.pdf

¡GRATIS!
CURSO BÁSICO
SOBRE LA
DOCTRINA SOCIAL
DE LA IGLESIA
(Los conocimientos elementales que 
todo católico debe tener sobre
la Doctrina Social de la Iglesia)


En formato de word:
https://dl.dropbox.com/u/96796013/Curso%20B%C3%A1sico%20sobre%20la%20Doctrina%20Social%20de%20la%20Iglesia.doc

En PDF:
https://dl.dropbox.com/u/96796013/Curso%20B%C3%A1sico%20sobre%20la%20Doctrina%20Social%20de%20la%20Iglesia.pdf

4/1/2012

¿RESUCITÓ REALMENTE JESÚS?


¡¡¡La prueba de que Jesús resucitó!!!

Adolfo Miranda Sáenz

Los cristianos creemos que Jesús resucitó venciendo al pecado y la muerte. Muriendo en la Cruz pagó por nuestras culpas alcanzándonos la resurrección y la vida eterna en su reino a los que creemos en él y a quienes sin conocerlo viven conforme la ley de Dios escrita en los corazones (Romanos 2.15). Pero si no resucitó esto sería falso. Jesús dijo: “Yo soy la resurrección y la vida, el que cree en mí aunque muera, vivirá” (Juan 11.25). Por eso San Pablo escribió: "Si Cristo no resucitó nuestra predicación es inútil y la fe de ustedes no tiene sentido” (1 Corintios 15.14)... Leer artículo completo: Haga clik en el título (arriba)