Translate this blog into different languages

21/2/17

Mis respuestas

Adolfo Miranda Sáenz


El joven estudiante de periodismo Gustavo Alberto Ramírez Escorcia me hizo una entrevista motivado por algunos artículos de opinión donde expreso posiciones liberales de izquierda. La quiero compartir aquí porque me parecen interesantes las preguntas que formuló sobre conceptos políticos que frecuentemente se confunden.

PREGUNTA: ¿Qué es ser liberal?
RESPUESTA: Es promover ampliamente la libertad, la igualdad de derechos y oportunidades, y la fraternidad ejercida mediante la solidaridad social. El liberalismo defiende la separación e independencia de los Poderes del Estado, la democracia representativa y las elecciones libres.

P: ¿Qué es el social liberalismo?
R: Es la evolución del liberalismo clásico individualista al liberalismo social, solidario, de centro-izquierda, reconociendo que el Estado debe intervenir para moderar los excesos del capitalismo y regular lo que no puede hacer el mercado, como es procurar una vida digna para todos, pues las personas que carecen de lo básico no son verdaderamente libres ni tienen verdadera igualdad de oportunidades.

P: ¿Qué es la socialdemocracia?
R: Es una ideología política de izquierda moderada que sin pretender eliminar el capitalismo, la libre empresa y el mercado libre, los modera con políticas socialistas y democráticas que el Estado desarrolla para evitar excesos y promover el bienestar general.

P: ¿Qué diferencia hay entre social democracia y social liberalismo?
R: Muy poca. La social democracia surge como una evolución del marxismo y el social liberalismo como una evolución del capitalismo liberal. Ambos llegan a coincidir en un punto intermedio. Casi no hay diferencias entre partidos social liberales, social demócratas y socialistas como el Partido Socialista de Francia o el Partido Socialista Obrero Español, PSOE. Los social liberales optamos por un poco menos de intervención del Estado que los social demócratas y socialistas.

P: ¿Se puede ser de izquierda y conservador?
R: Los gobernantes comunistas ortodoxos de la ex URSS, antes del gran Mijaíl Gorbachov, eran de izquierda-conservadora. También hay temas concretos en que una persona de izquierda puede tener una opción conservadora. Por ejemplo, se puede ser de izquierda y no estar a favor del aborto voluntario.

P: ¿Es posible ser liberal en un país socialista?
R: Si entendemos por socialista un país con políticas social demócratas o social liberales, evidentemente sí. Pero si hablamos de países con regímenes marxistas clásicos o comunistas, los liberales sufriríamos represión.

P: ¿Los liberales tienen que ser ateos?
R: No. El liberalismo defiende la libertad religiosa junto a la separación de la Iglesia y el Estado.

P: ¿Qué es el liberalismo-conservador?
R: Quienes sostienen hoy el liberalismo político clásico –ya superado por el liberalismo social- son en realidad los conservadores, de derecha. Pero el liberalismo, además de ser una ideología política, es también una actitud ante la vida, y el conservatismo, que esencialmente es una actitud ante la vida, es contrario a la actitud liberal.

P: ¿En Nicaragua tiene futuro el social liberalismo?
R: En Nicaragua el liberalismo siempre ha sido social liberal, desde Máximo Jerez y José Santos Zelaya en el siglo XIX. Veamos algunos ejemplos: educación pública gratuita incluyendo la universidad; sistema universal de salud pública; y seguridad social con aportes solidarios. Hoy se siguen implementando. Lo que siempre quisiéramos es mayor eficiencia. A Bernie Sanders y otros demócratas en EE.UU. por proponer estas políticas social liberales les llaman “comunistas” algunos republicanos… ¡Increíble!

P: ¿Cuáles son las deficiencias del actual gobierno?
R: Principalmente están en lo institucional y electoral.

P: ¿Y sus aciertos?
R: En lo económico y social. 
  
P: ¿Tres puntos a favor y tres en contra de Donald Trump?
R: A favor solo veo uno: está contra la burocracia de Washington. Escogiendo tres en contra: 1) Es racista y xenófobo. 2) Ideológicamente fascista. 3) Ignora la geo-política mundial y la historia imprescindible para entenderla.

13/2/17

Quitemos la piedra

Adolfo Miranda Sáenz


Cuando Lázaro murió y Jesús quiso resucitarlo pidió primero que quitaran la piedra que cerraba la sepultura, y cuando quitaron la piedra llamó a Lázaro a la vida. ¿Por qué Jesús, que era Dios Todopoderoso, el creador de todo el universo, pidió que la familia y amigos de Lázaro quitaran la piedra? Si tenía el poder de resucitar a Lázaro, ¿no tendría el poder de quitar la piedra Él mismo con solo desearlo? ¿Por qué no lo hizo? Cuando en las bodas de Canaán Jesús transformó el agua en vino pidió primero que llenaran con agua las tinajas vacías. ¿Por qué? ¿Acaso Él no podía poner vino en esas tinajas sin necesidad de que tuvieran agua? ¿Por qué pidió llenarlas de agua primero? En el Evangelio según San Juan se nos narra cómo para curar a un ciego Jesús hizo lodo con saliva y polvo, se lo untó en los ojos y lo envió a lavarse al estanque de Siloé. ¿Necesitaba hacer todo eso? ¿Por qué quiso que el ciego tuviera que ir a lavar el lodo de sus ojos? Podía hacerlo ver con solo una palabra o un pensamiento. ¿Por qué no lo hizo así? Hay otras narraciones en los Evangelios en que Jesús para hacer un milagro quiso que las personas hicieran algo. ¿Por qué?

Esto tiene una lección que Dios quiere darnos a todos. Nosotros no podemos resucitar a un muerto, pero sí podemos remover una piedra. No podemos convertir el agua en vino, pero podemos llenar las tinajas con agua. No podemos ver claramente nuestro camino, pero podemos lavar nuestros ojos. Si en la vida tenemos problemas y pedimos ayuda a Dios es muy posible que Él quiera que nosotros hagamos algo por nuestra cuenta, como remover algunas piedras. Si nuestra vida está vacía, triste, deprimida, o si a nuestro matrimonio, a nuestras relaciones familiares “se les acabó el vino”, Él puede llenarlo todo “del mejor de los vinos”, pero antes puede pedirnos que nosotros llenemos las tinajas del agua que puede estar a nuestro alcance en vez de esperar que Él lo haga todo. A veces queremos ver soluciones, queremos que Dios nos de ideas, que nos señale el camino a seguir. Pero Dios espera que primero nos lavemos el lodo de los ojos; el lodo de nuestros prejuicios, vanidad, soberbia, orgullo, respeto humano… de todo lo que nos impide ver el camino por el que Jesús nos quiere llevar.

Como nos dijo Jesús, en esta vida tendremos aflicciones. La felicidad completa solo la tendremos en la vida eterna después de esta vida pasajera. Por ahora tenemos que soportar vivir en un mundo trastornado por la maldad del pecado y donde buenos y malos sufrimos. Tenemos que convivir con problemas de salud, problemas económicos, conflictos familiares, decepciones, traiciones, injusticias, crímenes, guerras y con el peor enemigo: la muerte; la nuestra y la de nuestros seres queridos. Una muerte que sería definitiva si no fuera porque Dios quiso hacerse hombre y pagar Él en la Cruz por nuestras culpas devolviéndole a la humanidad la vida eterna de felicidad completa que siempre quiso para nosotros desde la eternidad y para la eternidad.

Pero mientras tanto, en este mundo de aflicciones también Dios nos da cosas lindas, momentos de inmensa dicha, detalles grandes y pequeños que podemos disfrutar. No todo es tristeza en esta vida donde también hay alegrías inmensas. Y en medio de las aflicciones Jesús no nos deja solos. Dios escucha nuestras oraciones y nos ayuda a resolver nuestros problemas o nos da sabiduría, fortaleza y paz para enfrentarlos y sobrellevarlos. Pero Jesús, para ayudarnos, espera que nosotros quitemos algunas piedras, que llenemos nuestras tinajas y lavemos el lodo de nuestros ojos.

1/2/17

El libro del Cardenal Brenes

Adolfo Miranda Sáenz



Con el título “TÚ ME HAS ENVIADO” se ha publicado el libro de Su Eminencia Cardenal Leopoldo José Brenes Solórzano, cuarto Arzobispo de Managua y segundo Cardenal de Nicaragua, en el cual nos habla sobre su vida, su pensamiento y su misión. Desde su nacimiento, su vida de niño, de joven, el desarrollo de su vocación, su paso por el seminario, sus recuerdos de México donde cursó estudios de filosofía y teología, y de Roma donde se especializó en teología dogmática.

Un libro lleno de anécdotas amenas contadas con tanta sencillez y naturalidad que el lector siente que está conversando con el Señor Cardenal quien expresa sus sentimientos y sus ideas dejando un testimonio para la historia. Leemos sus experiencias como sacerdote, párroco, Obispo Auxiliar de Managua, Obispo de Matagalpa, Arzobispo de Managua y Cardenal de la Iglesia, así como sus experiencias vividas con Su Santidad San Juan Pablo II, con el hoy Papa Emérito Benedicto XIV, y con el Papa Francisco a quien le une una fuerte amistad y especial cariño. No menos importante es la parte final en que se recoge la opinión que tienen sobre el Cardenal Brenes cada uno de los Señores Obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, de algunos sacerdotes colaboradores del Señor Cardenal, laicos católicos, religiosos de vida consagrada y familiares.

He tenido el honor de ser un instrumento para llevar a las manos de miles de nicaragüenses y quién sabe de cuántos extranjeros, la vida, pensamiento y misión del Cardenal Brenes. Él me concedió –después de insistir por mucho tiempo- entrevistarlo para producir esta obra que ahora está a disposición de quien quiera conocer mejor al Cardenal. Fue una conversación amplia, de varias sesiones en las que hice todo tipo de preguntas a Su Eminencia. Sus respuestas son el contenido del libro que por eso es de él, no mío. Él es quien habla, responde, cuenta, aclara, profundiza, reflexiona y orienta en esta obra. El Señor Cardenal ha querido que su libro esté accesible para todos, especialmente para los fieles católicos de las parroquias de su arquidiócesis y de Nicaragua. Por eso su libro –que no tiene ningún fin comercial o lucrativo- se adquiere por apenas cien córdobas (unos tres dólares). Precio que apenas cubre el costo de un libro tan bien impreso de 18o páginas y más de 30 fotos a colores en papel de primera calidad. Puede adquirirse –entre otros sitios- en la librería de la Catedral de Managua y en la Curia Arzobispal (en las Sierritas). 

A medida que fui entrevistando al Cardenal Brenes fui viendo con más claridad por qué despierta tantas simpatías esta persona sabia y a la vez humilde, extraordinariamente bien preparada pero sencilla, muy importante y al mismo tiempo accesible, un intelectual bien instruido que sabe expresarse con palabras simples y claras. Confirmé su calidad de pastor que es también padre, hermano mayor y amigo. Una persona de actitudes y posiciones equilibradas, balanceadas, con la gran virtud de la prudencia; cualidades necesarias –quizá imprescindibles- para dirigir la Iglesia en su arquidiócesis y como figura principal de la Iglesia en Nicaragua, un país que no hace mucho vivió dos guerras civiles que causaron 65 mil muertos y 150 mil heridos y mutilados; un país –en algunos sectores políticamente polarizado- donde todavía hay personas que sienten heridas no sanadas totalmente; con una feligresía muy heterogénea formada por católicos con diferentes posiciones políticas, donde cada cual es generalmente muy apasionado en sus opciones partidistas. Mantener unido este rebaño –según mi apreciación- es el trabajo más difícil para este pastor, que lo logra con la prudencia y sabiduría que da el Espíritu Santo.

30/1/17

Gobierno y OEA: ¿diálogo positivo o inútil?

Adolfo Miranda Sáenz



La gran mayoría de los nicaragüenses incluyendo personas de diferentes edades y niveles socioeconómicos, partidos políticos, empresarios y sus organizaciones, y medios de comunicación ven con optimismo el diálogo y los acuerdos entre el Gobierno y la OEA. Pero hay un pequeño sector de la oposición que dice que el diálogo es inútil porque no produce la anulación de las pasadas elecciones y protestan por la actuación del Secretario General de la OEA Luis Almagro en ese sentido. Desde diferentes puntos de vista: político, legal y práctico, no tiene sentido protestarle al Secretario General de la OEA por no iniciar ante la Asamblea General un proceso para sancionar a Nicaragua aplicando la Carta Democrática. No debe ni puede hacerlo –aunque hubiese una total y férrea violación del orden democrático y supresión tiránica de toda libertad- simplemente porque hay de por medio una gestión diplomática en curso que ha generado un diálogo Gobierno-OEA con consecuencias positivas importantes que trascienden el tema de las pasadas elecciones y van más allá en cuanto al futuro de la democracia en este país.

Algunos se han quejado de que el Informe Conjunto Gobierno-OEA no se refiere a los temas que fueron objeto de denuncias por algunos grupos políticos. Pero tal cosa no es cierta. El informe cita los temas relacionados a las pasadas elecciones (entonces en curso) sobre los cuáles Luis Almagro había hecho una exposición en noviembre a Daniel Ortega, mencionando la no participación de algunos grupos, la situación de los diputados que fueron destituidos por la nueva directiva del PLI, la necesidad de padrones confiables, etc. El Informe Conjunto también expresa que Daniel Ortega respondió a esas observaciones invitando a la OEA a dialogar sobre las elecciones y la democracia en general en Nicaragua, expresando su disposición de mejorar lo que fuese necesario dentro del marco de la Constitución y cumpliendo cabalmente con la Carta Democrática de la OEA. Así empezó el diálogo y no se podía esperar que aún sin haber terminado dicho proceso de diálogo se suspendiera un proceso electoral –bueno o malo- que ya estaba en curso.

El Informe Conjunto anuncia futuros procesos electorales con acompañamiento efectivo y amplio de la OEA con toda su capacidad técnica para observar y dictaminar sobre las elecciones de principio a fin. Algunos dicen que “acompañamiento” no es “observación”, lo cual no es más que una minucia semántica,  pero el Informe es muy claro al mencionar cuál será el papel de la OEA, describiendo una efectiva observación en la que el organismo interamericano tendrá una amplia participación. Además –y esto es muy importante- contrario a lo que han dicho los del sector que critica y rechaza el Informe Conjunto, éste expresa el compromiso del Gobierno de Nicaragua de implementar todo lo mandado en la Carta Democrática, para lo cual se establece avanzar en un proceso que culminará en tres años. Aunque ya, para las próximas elecciones municipales, habrá observación efectiva de la OEA, aunque se llame “acompañamiento”.

Cabe mencionar que los partidos políticos –incluyendo Ciudadanos por la Libertad o CxL que son los antes dirigidos por Eduardo Montealegre- se preparan desde ahora para esas elecciones que serán observadas por la OEA. La excepción es el Frente Amplio Opositor que encabeza el MRS. Si se dan elecciones con todas las garantías aseguradas por la OEA, independientemente de que el Consejo Supremo Electoral todavía sea el mismo, no habría razón para no participar, pero ese grupo estaría desde ahora auto excluyéndose y podría quedar sin argumentos para poder reclamar. 

La Carta Democrática de la OEA obliga a todos los Estados Miembros a respetar la separación de poderes, la libre participación política, las elecciones honestas y la democracia en general; la sanción por incumplimiento es la suspensión del sistema interamericano. Para que la Asamblea General aplique la suspensión debe constatar primero que se rompió el orden democrático y no procede ninguna sanción sin agotar primero las gestiones diplomáticas. Precisamente eso es lo que el Secretario General de la OEA se anticipó a hacer ahorita, o sea gestiones diplomáticas a priori que no se han agotado sino que están dando resultados positivos. Solo que fallara el diálogo y se violaran los acuerdos cabría la posibilidad de convocar a la Asamblea General, y ésta tendría que hacer todavía nuevas gestiones diplomáticas antes de discutir si se suspende a Nicaragua -con dos tercios de votos- como Estado Miembro de la OEA, que es la sanción máxima de este organismo (es bueno aclarar que quedaron para la historia las intervenciones militares de “fuerzas interamericanas de paz” para derrocar gobiernos).  

Pareciera ser que en Nicaragua tenemos un sector de la oposición muy radical, a quienes quizá no les interese que logremos una excelente democracia mientras existan el Frente Sandinista, Daniel Ortega y Rosario Murillo, ya que en una democracia siempre existiría la posibilidad de que estos permanezcan en el poder si la mayoría del pueblo votara por ellos en unas elecciones libres observadas por la OEA; y si perdieran el poder en unas elecciones tendrían la posibilidad de recuperarlo democráticamente en otra. Mantener esa posibilidad parece ser una democracia no aceptable para quienes parece interesarles únicamente aniquilar al Frente Sandinista, lo cual es imposible sin llevar al país a una nueva guerra. Sean o no sean la mayoría, los sandinistas son muchos y fuertes como para pensar que van a quedarse de brazos cruzados esperando ser aniquilados. En todo caso, si queremos democracia debe ser una verdadera democracia donde la mayoría del pueblo decida, y donde todos tengan las mismas oportunidades. No se puede demandar democracia a otros si quien la demanda no está dispuesto a darla. 

Algunos creen que los sandinistas nunca reconocerán una derrota ni entregarán el poder. Pero ya lo hicieron en 1990. Si pierden sus bases populares y pierden las elecciones bajo la observación de la OEA, ellos entregarían el gobierno, siempre y cuando tengan seguridad de que no serán "aniquilados". Ellos aún en la oposición serían un partido fuerte con simpatizantes en todas las instituciones, incluso en la policía y el ejército, alcaldes, concejales y un buen número de diputados, con medios de comunicación, fortaleza económica y estructura política muy disciplinada. Mi análisis es que si pierden el respaldo popular no querrán verse en una situación como la de Nicolás Maduro en Venezuela y saben que aún entregando el gobierno conservarían una cuota importante del poder. Como, por ejemplo, en EEUU los demócratas entregaron la Casa Blanca a los republicanos, pero los demócratas siguen teniendo una cuota de poder. Sin embargo, según todas las encuestas, es muy difícil que los sandinistas pierdan unas elecciones libres a corto o mediano plazo. Pero es una posibilidad.

Sería lamentable que algunos tengan el objetivo extremista de no aceptar nada que no pase por la eliminación de los sandinistas y no les importe que Nicaragua sea destruida por guerras, sanciones o lo que fuese con tal de “acabar” con  ellos, a quienes no ven como adversarios políticos sino como enemigos. Pero tranquiliza saber que la gran mayoría de los nicaragüenses no queremos repetir la historia de violencia y guerras y deseamos vivir en paz y democracia. Por eso la gran mayoría vemos muy positivo el diálogo y los acuerdos que se han tomado conjuntamente por el Gobierno y la OEA.

Hay que leer el Informe Conjunto completo y no atenerse a lo que dicen otros, pues algunos no dicen todo o no dicen la verdad. Tal como dice el Informe, en los próximos días publicarán la calendarización del cumplimiento de estos acuerdos. ¡En vez de descalificarlos apoyemos que se cumplan! (El Informe Conjunto completo está a continuación).

24/1/17

Última encuesta: ¿debemos creer en ella?

Adolfo Miranda Sáenz



Los resultados de la última encuesta de M&R dan -como todas las encuestas de los últimos años de empresas encuestadoras tanto nacionales como extranjeras- un índice de popularidad muy alto -ahora más que antes- para los sandinistas en Nicaragua. ¿La mayoría de los nicaragüenses están equivocados y engañados? ¿O están acertados en sus opiniones? Usted juzgue. Cada cual puede analizar el "por qué" de esa popularidad. Es válido hacer un análisis de ello. Es más, es conveniente y necesario hacerlo tanto para los dirigentes sandinistas como para los dirigentes opositores. Pero nos guste o no, esto es lo que piensa la mayoría de los nicaragüenses que viven en Nicaragua. Y es realmente una gran mayoría. Se puede y se debe analizar “por qué” piensan así. 

Lo que no pongo en duda es la veracidad de la encuesta porque M&R ha demostrado su objetividad cuando otras encuestadoras han dado resultados similares a los de esta firma. Medios de prensa y grupos de oposición han citado encuestas de M&R para ilustrar sus argumentos en algunos aspectos, dándole credibilidad a las mismas. M&R ha hecho encuestas para el opositor diario La Prensa y para varios partidos y grupos opositores. Esta firma se ha ganado la credibilidad y tiene acumulado un prestigio, y como digo, sus encuestas en fechas similares coinciden con otras como CID-Gallup y Víctor Borge y Asociados. Las encuestas no son infalibles, lo hemos visto aquí y en otros países, pero son una pista, nos acercan a la realidad. Sobre todo cuando hay porcentajes muy altos de diferencia entre una y otra respuesta. Entre más diferencia hay en los porcentajes es más difícil que una encuesta esté errada. (Por cierto, en EE.UU. no fallaron totalmente las encuestas pues Hillary Clinton realmente obtuvo arriba de 2 millones de votos más que Donald Trump, aunque "perdió" por el sistema de "votos electorales"; pero esa es otra historia). 

Estos resultados seguramente agradan a los sandinistas y no dudo que sus estrategas los tomarán en cuenta, pero la oposición también debería tomarlos muy en serio y no ignorarlos ni negarlos, sino poner los pies en la tierra y trazar sus estrategias a largo y mediano plazo tomando en cuenta esta realidad. Lo contrario sería continuar cometiendo los mismos errores que solo han servido para reducir al mínimo a una oposición débil, concentrada principalmente -aunque no exclusivamente- en un sector de personas de cierta edad (principalmente entre los mayores de 40 años y entre más mayores es más alto el porcentaje opositor en todas las clases sociales) y con cierto nivel económico (entre más altos son los ingresos familiares el porcentaje de opositores aumenta y se concentra sobre todo en la clase alta y un poco menos en la clase media). Pero la población de mayor edad y la de niveles económicos altos son sectores muy reducidos. Nicaragua es un país de gente muy joven y los de ingresos altos son un pequeñísimo porcentaje. Aunque un periódico nacional (propiedad de personas muy mayores y estatus económico muy alto y dirigido por personas similares) magnifica y hace creer que la oposición es más grande de lo que es en realidad. Ojalá tomen nota de esto los políticos opositores para planificar su estrategia y no seguir jugando a “la gallina ciega”.

Estos son algunos de los resultados más interesantes de la encuesta para hacer un análisis:

Daniel Ortega conduce al país por el camino correcto: SI  81.3%  NO 10.1%
El estilo de gobierno de Daniel Ortega es democrático: SI 74.3%  NO 18.6%
El gobierno le genera esperanza: SI  78.1%  NO 17.9%
En los últimos años Nicaragua ha progresado: SI 81.9%  NO  17.7%
El gobierno toma en cuenta el interés general: SI 84.6%  NO: 14,4%
La institucionalidad se maneja bien: SI 79.9%  NO 13.6%
El gobierno es factor de unidad: SI  79.3%  NO: 19.7
El 71.1% cree que en los próximos cinco años se mantendrá la estabilidad, seguridad y el progreso económico.  El 16.6% percibe que el futuro es incierto e inseguro. El 12.3% dice no saber.
El 64.8% aprueba la labor que realiza Rosario Murillo; 21.2% ni la aprueba ni la desaprueba; y el 10.8% la desaprueba.

Contrario a lo que se podía esperar por el desgaste en el poder, Daniel Ortega y Rosario Murillo inician este nuevo período con la aprobación más alta de los últimos diez años. En relación a la anterior encuesta -de antes de las elecciones- los porcentajes de respuestas favorables al gobierno subieron entre un 10 y un 12%.

El resultado de ésta y otras encuestas se ve confirmado por lo que el citado periódico y algunos políticos señalan como “apatía del pueblo” porque la gente no se manifiesta en las calles contra el gobierno. Pero según estos resultados no es cuestión de “apatía” sino de “simpatía”. ¿Cómo es que no lo ven? ¡Está muy claro! No ha servido la estrategia de los estrategas opositores, si es que los tienen (yo dudo que los tengan pues los partidos opositores rechazan las encuestas y ningún buen estratega político hace eso, siempre se trabaja con las encuestas, eso es básico, sean encuestas favorables o desfavorables). En vez de ignorar o descalificar las encuestas, la oposición debe trabajar en estrategias basadas en ellas. El argumento del “miedo” para descalificar las encuestas es débil, pues ahora no hay una situación de guerra, servicio militar obligatorio, estado de emergencia, confiscaciones, censura de prensa, cárceles llenas con acusados de atentar contra la seguridad del Estado, ni otros factores que habían en los años 80; antes había exiliados, hoy más bien regresan muchos que se fueron; quizá lo más que algunos temerosos de represalias harían -si quizá hubiesen algunos- es negarse a ser encuestados, aunque el carácter extrovertido del nicaragüense es inclinado a responder.

No faltarán opositores que me acusen de todo por publicar esto… ya estoy acostumbrado a ese tipo de reacciones de quienes no entienden que no hay que engañarse y que se deben usar las encuestas para planificar las estrategias políticas. Me tiene sin cuidado. Seguramente los sandinistas trabajan su estrategia considerando las encuestas y está claro que sus estrategias políticas, económicas y sociales, y hasta internacionales, les han dado un buen resultado para ganar la aprobación y simpatía de una gran mayoría. La oposición debe analizar lo que piensa el pueblo y por qué piensa así, y en base a eso decidir qué estrategias tomar. No se puede hacer política eficiente y efectiva sin una buena estrategia, o sea improvisando "a lo loco". Y cada nicaragüense, aunque no simpatice con el gobierno, debe saber la verdad para no ignorar cómo piensa la mayoría de la gente y no vivir engañado creyendo que la mayoría piensa como él, o como los de su círculo, o como lo que le dicen en el periódico que lea. Yo creo que a nadie le gusta vivir engañado y que no es justo que lo engañen a uno. Es importante y es un derecho conocer la realidad de nuestro país, lo que la mayoría de la gente piensa, nos agrade o no. Esta encuesta refleja lo que la gente piensa, no "por qué" piensa así, negarse a aceptarla y creer otra cosa es ver "pajaritos en el aire" o creer en "pajaritos preñados". Pero usted tiene derecho a creer o no creer en lo que quiera. Ese derecho nadie se lo niega.

Nota: Una semana después de publicado este artículo salió una nueva encuesta de la empresa encuestadora estadounidense CID-GALLUP cuyos resultados son similares a esta de M&R. 

10/1/17

Mi abuelo el teósofo

Cómo aprendimos la tolerancia y el respeto hacia los demás

Adolfo Miranda Sáenz



Mi abuelo paterno, el Dr. Francisco G. Miranda, se graduó de médico en Philadelphia e hizo práctica médica en Paris, regresando a su natal Granada, Nicaragua, embebido del liberalismo europeo del siglo XIX y profesando la teosofía (en griego “sabiduría de Dios”), un movimiento filosófico-religioso-esotérico que trata de alcanzar el conocimiento de Dios a través del auto-desarrollo espiritual, buscando en todas las religiones lo que haya en ellas de sabiduría divina, con especial influencia cristiana, hindú y budista, y procurando la fraternidad universal. Su formación ideológica liberal y teosófica la manifestaba practicando y enseñando como valores fundamentales la fraternidad, la paz y la tolerancia, junto con la ética y la compasión que incluía una conciencia social avanzada para su época. Su esposa, mi abuela María Luisa Morales Quiroz, fue una señora católica devota con quien mi abuelo contrajo matrimonio religioso comprometiéndose a criar a los hijos en la fe católica. Su teosofía nunca trató de imponerla ni a su esposa ni a sus hijos, pero su actitud ante la vida como teosófo y liberal hizo que -mediante el ejemplo- su pensamiento liberal calara profundamente en aquella familia que practicaba la tolerancia y la fraternidad, junto con el amor al prójimo y la conciencia social, desarrollando una ideología social-liberal.

Mis abuelos tuvieron diez hijos e hijas. Entre todos ellos hubo diferencias notables sobre su fe religiosa y sus opciones políticas, pero nunca se dieron discordias por esas causas. El principio de la tolerancia se practicaba en toda su extensión. Había entre mis tíos una variedad de pensamiento, unos hermanos eran católicos practicantes, otros eran católicos pero indiferentes y otros agnósticos. Había hermanos que apoyaban al gobierno de entonces y otros que eran opositores. Había liberales y conservadores. Todos respetaban el pensamiento y las opciones de los demás, como lo aprendieron de su padre, mi abuelo.

Mi padre, el Dr. Edmundo Miranda Morales, formado en las ideas liberales de mi abuelo, se graduó de médico en México cuando el liberalismo social de izquierda, propio de la Revolución Mexicana, estaba en su esplendor, y regresó a Granada donde se casó con mi madre, Anita Sáenz Vargas, hija de un general conservador y educada en una tradicional familia granadina muy conservadora. Sin embargo, aunque mi padre nunca impuso sus ideales a mi madre debido a que como liberal practicaba la tolerancia y el respeto a todas las opciones políticas, ella por su propia convicción fue adoptando el ideario liberal e identificándose totalmente con los principios y valores sociales y políticos del liberalismo. Ambos fueron católicos y liberales con conciencia social.

Nosotros fuimos nueve hermanos y hermanas con nuestros respectivos cónyuges. Entre nosotros hay diferencias notables sobre nuestra fe religiosa, nuestros estilos de vida y nuestras opciones políticas, pero nunca hemos tenido desavenencias por estas causas. Entre nosotros hay católicos practicantes, indiferentes, agnósticos y ateos. Hay marxistas-leninistas, sandinistas, liberales y conservadores. En las recientas guerras, mientras unos defendían al somocismo otros no. Algunos eran militantes sandinistas. Y luego, mientras unos apoyaban al gobierno sandinista otros desde el exilio apoyaban a la Contra. Entre los hermanos nunca hubo graves discordias por estas razones, ni dejamos de amarnos fraternalmente por eso. Nuestros padres jamás nos impusieron una religión ni nunca nos impusieron una ideología u opción política. Todos respetamos el pensamiento y las opciones de los demás como lo aprendimos de nuestros padres y como tres generaciones lo heredamos del abuelo teósofo y liberal que practicaba y promovía la fraternidad y el respeto a todas las formas de pensar como principio básico para la convivencia humana; o sea, la virtud cristiana del amor que los teósofos adoptaron entre sus principios y que para el cristiano es lo más importante de nuestra fe, como nos enseña Jesús. 

Eso  mismo quisiera para la gran familia nicaragüense. No guardar odio ni rencores contra ninguna agrupación política, sea del gobierno o de la oposición. Porque la convivencia y la paz se logran aceptando y respetando a los que piensan diferente. Sin renunciar a mejorar nuestra democracia los nicaragüenses debemos resolver nuestras controversias políticas mediante el diálogo y los acuerdos, buscando consensos. Y sabiendo que no podemos pensar todos iguales debemos convivir como hermanos, con tolerancia, sin violencia. Por eso espero que este año, para mejorar nuestra democracia e institucionalidad en paz, sea un año de diálogo político y de acuerdos.

7/11/16

El PLC pierde pero gana

El Partido Liberal Constitucionalista se posiciona como el principal partido de oposición en Nicaragua

Adolfo Miranda Sáenz


El resultado de las elecciones no fue ninguna sorpresa; está de acuerdo a lo proyectado por las encuestas. El gran ganador fue el presidente Daniel Ortega y el Frente Sandinista con más del 70% de los votos. Sin restarle méritos al buen manejo de la economía, a la concertación gobierno-empresarios-sindicatos, a los programas sociales, la estabilidad, reducción de la pobreza y lograr el cuarto mayor crecimiento en América del PIB anual sostenido, su victoria es también fruto de una oposición dedicada a auto destruirse, con un discurso desfasado, con argumentos válidos en los años 80 pero no ahora, sin propuestas, dividida -más bien atomizada-, sin alternativas para el pueblo. Las buenas notas en lo económico y social obtenidas por el presidente Ortega no son iguales en lo democrático e institucional. Aunque es evidente que al pueblo le importa mucho lo primero y poco lo segundo. Pero eso debe mejorarse, corregirse, superarse, pues las deficiencias en lo democrático e institucional son un peligro para lo económico y social. Es urgente que el presidente Ortega haga en lo político algo similar a lo que ha hecho en lo económico: diálogo y concertación. Y allí entra en juego la nueva oposición legitimada y fortalecida por los votos de estas elecciones -aunque todavía pequeña, pero destinada a crecer-. La lógica, la coyuntura internacional, el diálogo gobierno-OEA y otros factores apuntan hacia un diálogo nacional entre el presidente Ortega y la oposición parlamentaria encabezada ahora por el PARTIDO LIBERAL CONSTITUCIONALISTA, PLC, primera fuerza opositora, para concertar reformas democráticas e institucionales; la participación de grupos extra parlamentarios creo que dependerá más de la actitud que tengan ellos que del gobierno o la oposición parlamentaria. Esto debe desembocar en unas elecciones municipales -que tenemos a la vuelta de la esquina- que superen las cosas que hay que mejorar; y luego las elecciones nacionales del 2021, con todas las garantías y absoluta transparencia. No olvidemos que en el 2018 se vencen los períodos de los actuales magistrados del CSE y se ha de conformar otro consejo. 

El PLC no ganó las elecciones, pero ganó lo que razonablemente muchos liberales esperaban. El PLC renació y se puso al frente como la primera fuerza de oposición. El PLC pasó de 2 a 17 diputados. Los otros partidos opositores tienen: 2 el Partido Liberal Independiente, PLI; y la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, la Alianza por la República, APRE, y el Partido Conservador, PC, un diputado cada uno. Ahora al PLC le toca no repetir errores del pasado, consolidarse, fortalecerse, y tener la capacidad de formular una estrategia eficiente que pasa por la capacidad de diálogo y concertación política con los sandinistas, que es el camino que claramente se le abre a Nicaragua. Antes casi extinguido, hoy el PLC tendrá una respetable presencia parlamentaria que incluye a Maximino Rodríguez como candidato del segundo puesto; tiene fogueado su ejército de fiscales, sus cuadros directivos a nivel nacional, y se garantizó la presidencia o el primer miembro de las Juntas Receptoras de Votos en las estructuras del tendido electoral para las próximas elecciones municipales y nacionales. 

La abstención fue similar a la anterior del 2011 que fue del 36% y todavía menor que la del 2006 (en ambas participaron todos los partidos y grupos). No se puede decir que la abstención de ahora de 36% sea por los “no voto”, pues es una abstención histórica que obedece a múltiples factores (enfermos, ausentes, indiferentes, etc.) El grupo de los “no voto” demostró no tener respaldo popular. Desde las encuestas del 2013 hasta ahora nunca obtuvieron más de la mitad de las simpatías del PLC, nunca lograron concentraciones populares de más de un centenar de  personas, y el voto nulo fue mínimo. Probablemente por eso –aunque no hubieran perdido la casilla del PLI- no pensaban participar hasta el final en estas elecciones, como se lo confesó el licenciado Eduardo Montealegre al ingeniero César Zamora. Dicen que "les impidieron" participar, pero todos sabemos que de todas maneras "no iban a participar hasta el final" alegando "falta de condiciones" (ante la imposibilidad de ganarle al Frente Sandinista a quien no querían "legitimar" con su derrota). Un periódico, una radio y algunos otros medios inflaron y vendieron una fuerza política ilusoria. Pero ni la gente aquí ni los visitantes, observadores o expertos que han venido, ni el Cuerpo Diplomático, ven en esa oposición del "no voto" lo que ven en Venezuela o Colombia o Brasil... etc. Allá se nota una oposición masiva, de verdad, no ilusoria. Aquí solo los ven "en el papel", en las pantallas de TV, en los medios que los promueven, o en grupitos de 20, 50 o 100 manifestantes. 

Ese grupo va a continuar diciendo lo mismo: que ellos son la oposición, que la oposición no participó en las elecciones, que la abstención fue del 70%, que las elecciones fueron un circo, una farsa, etc. Pero aquí estuvieron invitados de la OEA, ex presidentes, expertos electorales, el Cuerpo Diplomático y sobre todo los fiscales del PLC y de los otros partidos. Y las elecciones han sido generalmente aceptadas por buenas, con algunos casos aislados objeto de impugnaciones. ¿Por qué algunos centros de votación se veían ralos? Personalmente yo no vi diferencia cuando fui a votar comparándolo con las últimas dos veces anteriores. Igualmente llegué, voté de inmediato y salí. Sin colas. Quizá ahora algunos centros estaban ralos y otros no, quizá dependía de la hora,  o quizá porque se agilizó mucho el voto abriendo ahora más juntas por centro y con una sola papeleta y una sola urna en vez de cuatro (se votaba muy rápido, de 1 a 2 minutos). Pero, ¿qué ganan con no reconocer que el Frente Sandinista hoy por hoy tiene la gran mayoría de los votos y que el PLC es más fuerte que los "no voto" y representa realmente a la fuerza opositora más grande? ¿Orgullo? ¿Soberbia? ¿Terquedad? ¡Ojalá! Porque no quisiera pensar que se trata de que hayan planes ocultos para llevar a Nicaragua al caos, a la crisis económica y a la violencia. 

Sería bueno que dentro del diálogo nacional se les pueda incluir y se legalicen como partidos. Dependerá de ellos. Si sus intenciones son avanzar en democracia, institucionalidad y preservar el progreso y la paz conviviendo fraternalmente, será posible. Si dejan la confrontación y con la cabeza fría –una vez pasada la efervescencia del momento- deciden cambiar su actitud y se abren al diálogo –pero sinceramente, no para boicotearlo-, será posible que se sienten en la mesa para aportar y ponerse de acuerdo por la democracia y la paz de Nicaragua. Pero si su meta es destruir al Frente Sandinista (como casi destruyeron al PLC) e insisten en descalificar a los otros opositores llamándoles pactistas –como si todo pacto fuera malo-, entonces se auto excluirían. Entonces tendrán mucha cobertura en sus periódicos, radios y TV, pero no los respaldará el pueblo, por más que algunos medios los inflen. Tenemos la oportunidad de avanzar en la democracia que merece Nicaragua, donde todos convivamos en paz, sin revanchismo ni odio. Donde quien gane no lo gane todo y quien pierda no lo pierda todo. Las elecciones ya pasaron y ahora hay que ver al futuro. Hay dos caminos: 1) El diálogo y la concertación (a mí no me molesta llamarlo pacto; un gran pacto nacional). 2) No reconocer las elecciones, ni la legitimidad del gobierno, ni la legitimidad de los partidos parlamentarios opositores... ¡y tratar de derrocarlos! Este último camino solo lleva a la violencia que repudiamos casi el 100% de los nicaragüenses. Ojalá los que hasta ayer eran "no voto" actúen sensatamente y escojan la primera -y única viable- opción. 

Con ellos o sin ellos, debe haber diálogo y concertación entre el presidente Ortega y los partidos opositores, los que producirían positivos cambios democráticos e institucionales en Nicaragua, todo dentro del marco del diálogo gobierno-OEA y la Carta Democrática de esa institución. Eso lo aplaudirá el pueblo, y quienes no se sumen quedarán más aislados y sin argumentos. 

17/8/16

¡Libros Gratis! ¡Obsequio del Autor!

POLÉMICO TESTIMONIO
Adolfo Miranda Sáenz

En POLÉMICO TESTIMONIO Adolfo Miranda Sáenz, abogado, periodista y escritor nicaragüense, refleja aspectos de su vida refiriéndose a destacados sucesos de Nicaragua y el mundo sobre los que hace comentarios controversiales: - ¿Es anticuada la moral sexual católica? - ¿Es moralmente lícito el aborto? - Ilusión y decepción de la Revolución Sandinista - El Somocismo: ¿dictadura o dictablanda? - Los liberales: ¿de derecha o de izquierda? – Los imperialismos - Los grandes cambios en el mundo en los últimos 100 años -¿Qué hacíamos cuando no existía la TV? - Los maravillosos años 60. - Los Papas del siglo XX y XXI. - Destacados aspectos de la historia de Nicaragua, su gente y sus costumbres… y hechos destacados en el mundo. Con un toque de buen humor. El autor ha realizado una larga carrera en el campo de las leyes como abogado y juez, y del periodismo como director de programas de radio, comentarista de televisión, corresponsal de agencias de prensa, colaborador de revistas nacionales e internacionales y columnista de periódicos. Sus artículos y ensayos han sido publicados en varios idiomas.

Puedes verlo, leerlo o archivarlo como cortesía del autor haciendo click en el siguiente link:

Link a "Polémico Testimonio"
____________________

DEL OCASO AL AMANECER
Novela de
Adolfo Miranda Sáenz

El joven médico Ricardo Mendoza ha mantenido por años una relación apasionada con su colega  Rosi Fuentes, la que se ve amenazada cuando Linda Rostrán regresa del extranjero convertida en una bella y talentosa mujer.
El padre de Ricardo, un empresario exitoso al borde de la muerte, desea fervientemente ver garantizada su descendencia con un nieto antes de morir, pero eso no está en los planes de sus hijos. Inesperadamente surge la posibilidad de que pueda lograr lo que tanto anhela, aunque su única esperanza corre un grave peligro.
Una novela romántica en la que además del amor y la pasión surgen controversias entre valores y principios que hoy se debaten intensamente, como el matrimonio, el aborto, el sentido de la existencia y la fe religiosa, cuya discusión forma parte del mundo actual y está presente en muchas situaciones reales de la vida moderna.

Puedes verlo, leerlo o archivarlo como cortesía del autor haciendo click en el siguiente link:

Link a "Del Ocaso al Amanecer"
____________________

UNA IGLESIA CATÓLICA RENOVADA

Propuestas de un laico sobre cambios en nuestra Iglesia
Un ensayo de
Adolfo Miranda Sáenz

En espíritu de unidad y obediencia al Magisterio de la Iglesia.

Simplemente propuestas, sugerencias, algunas ideas, opiniones personales sujetas al discernimiento final de nuestros pastores

CONTENIDO: 

Necesidad de Renovación. Posibilidad de disenso y renovación según criterios expresados por el Papa Benedicto XVI y el Papa Francisco.
Las propuestas de un laico.

Aclaración del concepto “Infierno”.
Aclaración del concepto “Purgatorio”. 
Cómo entender un doble juicio: privado y público. 
Necesidad de clarificar a los fieles sobre las devociones populares. 
Opción Fundamental y el Sacramento de la Reconciliación. 
Actualizar los conceptos sobre el cuerpo y la sexualidad humana. 
Necesidad de nuevas normas sobre el celibato. 
Mayor participación de los laicos. 
El caso de los divorciados y vueltos a casar. 
Situación de los homosexuales. 
La ordenación de mujeres.

Puedes verlo, leerlo, archivarlo o imprimirlo como cortesía del autor haciendo click en el siguiente link:

Link a "Una Iglesia Católica Renovada"
____________________

CURSO BÁSICO SOBRE LOS DERECHOS HUMANOS
Folleto de
Adolfo Miranda Sáenz

Los conocimientos elementales 
sobre Derechos Humanos


Puedes verlo, leerlo, archivarlo o imprimirlo como cortesía del autor haciendo click en el siguiente link:

____________________

CURSO BÁSICO SOBRE DOCTRINA 
SOCIAL DE LA IGLESIA
Folleto de
Adolfo Miranda Sáenz

Los conocimientos elementales 
sobre la Doctrina Social de
la Iglesia Católica


Puedes verlo, leerlo, archivarlo o imprimirlo como cortesía del autor haciendo click en el siguiente link: