1/15/2018

El enviado de Bush para chantajear a Rizo

Les cuento lo que me consta de esta parte de nuestra historia reciente desde "el pacto" hasta la elección que ganó Daniel Ortega en el 2006, en un artículo bastante breve.

Adolfo Miranda Sáenz





Voy a relatar lo que me consta como Asesor de la Presidencia del Dr.  Arnoldo Alemán y luego Secretario y Jefe del Despacho del Vicepresidente Dr. José Rizo. Todo está, además, confirmado en 1.398 documentos secretos, confidenciales y privados sobre Nicaragua, del Departamento de Estado, revelados por WikiLeaks.

Arnoldo Alemán fue un excelente alcalde de Managua elegido después Presidente de la República. Bajo su liderazgo el PLC se convirtió en el partido más fuerte del país, ganándole varias elecciones al FSLN. Esas victorias fueron también contra dos grupos que lo adversan tanto o más que el FSLN: el MRS, por una parte; y el sector más radical de la derecha. Cuando Alemán fue elegido presidente fue visto con temor por los sandinistas, pensando que vendría a arrasar con ellos y sus bienes, pues habría finalizado el pacto que tenían con doña Violeta y Toño Lacayo (q.e.p.d). Los sandinistas hicieron huelgas, motines y tranques violentos que paralizaron el país, pensando en evitar las supuestas acciones del gobierno contra ellos. Así era imposible gobernar, realizar obras de progreso y lograr el desarrollo atrayendo inversión nacional y extranjera. Fue necesario el pacto Alemán-Ortega para gobernar en paz y hacer progresar el país. El pacto produjo reformas, como garantizar las propiedades que tenían los sandinistas, pero indemnizando a los dueños originales. Modificar la Corte Suprema, el Consejo Electoral y la Contraloría, permitiendo que el FSLN, como principal partido de minoría, propusiera algunas ternas para esos cargos. Se bajó el porcentaje para ganar las elecciones presidenciales a un 35% en primera vuelta, siempre y cuando el segundo lugar quedara con más del 5% por debajo.

El gobierno de Arnoldo Alemán fue uno de los más progresistas de la historia (p.ej. construyó más de 2.5 escuelas por día). Su relación con el gobierno de EE. UU. era muy buena, visitándonos incluso el presidente Bill Clinton trayendo ayuda por la tragedia del Mitch. Pero el pacto irritó sobremanera a dos sectores adversarios del PLC que entonces controlaban todos los medios de comunicación: el MRS, que ocupaba cargos en el gobierno obtenidos antes de separarse del FSLN, su acérrimo enemigo que ahora los sustituiría; y la derecha radical que esperaba que Alemán y el PLC “aniquilaran” al FSLN (como si eso fuera posible). La animadversión de ambos extremos se hace sentir todavía en los medios que por más de 20 años mantienen una propaganda negativa contra el PLC, mezclando verdades con exageraciones y distorsiones, sin objetividad. Con todo, el PLC liderado por Alemán ganó las elecciones poniendo a Bolaños en la presidencia con Rizo como vicepresidente y ganando la mayoría de diputados.  Una vez en la presidencia, Bolaños dio la espalda a su vicepresidente Rizo y al PLC, apoyándose en la derecha radical que adversaba al PLC. Acusó por corrupción a Alemán y al gobierno del cual él fue poderoso e influyente vicepresidente. En EE. UU. habían elegido presidente a George Bush, de la derecha republicana identificada con la derecha radical nicaragüense, y cuyo embajador, Paul Trivelli, de manera abierta y pública intervino en nuestra política con acciones para destruir al PLC y creando un nuevo partido financiado por el gobierno de EE. UU. y liderado por Eduardo Montealegre. Pero el PLC se preparaba, como siempre, para las siguientes elecciones, esta vez llevando al vicepresidente José Rizo como candidato, respaldado por las bases liberales que fueron marginadas por el gobierno de Bolaños y por el sector más pobre del país desatendido por dicho gobierno, especialmente los de “tierra adentro”.

Como Trivelli no lograba destruir ni doblegar al PLC, le enviaron de refuerzo a un anterior embajador, Oliver Garza, quien un día llegó al Despacho del vicepresidente Rizo. Estando yo en la oficina contigua, pude oír sus voces alteradas. En resumen, Garza le dijo a Rizo que tenía que renunciar a su candidatura y al PLC, y apoyar públicamente a Montealegre; si no, sufriría graves consecuencias, incluso la cárcel, porque ellos tenían el poder para sancionarlo, aunque no tuviesen nada en su contra. Rizo dijo que por dignidad y principios no renunciaría ante una injerencia extranjera irrespetuosa para Nicaragua; que la división la estaban creando ellos, pues el PLC existía primero y venía derrotando al FSLN desde 1997; que aunque el PLC había sufrido golpes, tenía íntegras su organización, su estructura electoral y sus bases, para encabezar la unidad política necesaria para ganarle nuevamente al FSLN; que para lograr la necesaria unidad le ofrecían la candidatura para vicepresidente a Montealegre y la mitad de las candidaturas a diputados en posiciones ganadoras. (La candidatura de Rizo, vicepresidente en aquel momento, figura muy conocida, libre de toda sospecha sobre su integridad, resultaba lógica. Debía ser Rizo-Montealegre, no podía ser Montealegre-Rizo, pues Rizo no podía reelegirse como vicepresidente. Con Rizo-Montealegre el triunfo estaría asegurado.) Pero la propuesta fue rechazada por el gobierno de Bush. 

Como resultado, ganó el FSLN. Abajo, quedaron prácticamente empatados el partido de Montealegre y el PLC. Un liberalismo (y sus aliados naturales) partidos por la mitad, ambos con más del 5% abajo del FSLN. Uno con más votos para presidente y otro con más votos para diputados, pero por mínimos porcentajes, cerca del del 2% de votos. La fórmula Rizo-Montealegre hubiera ganado con el 60%. Montealegre se apresuró en felicitar a Daniel Ortega antes de darse el conteo definitivo, y luego él y sus diputados, en alianza con el FSLN, eligieron Presidente de la Asamblea al sandinista René Núñez (q.e.p.d.) con una directiva sandinista-montealegrista, excluyendo al partido del segundo lugar en la Asamblea, el PLC. Las dos bancadas liberales tenían mayoría absoluta de diputados, y unidos, como les propuso el PLC, hubiesen controlado ese Poder del Estado eligiendo un Presidente de la Asamblea que fuese liberal y una directiva de mayoría liberal. Hubiesen podido equilibrar desde la Asamblea el poder del presidente Ortega; crear y reformar leyes, incluyendo la Ley Electoral; elegir magistrados y otros altos funcionarios; y hacer otros cambios positivos. Pero de nuevo rechazaron la unidad ofrecida por el PLC y prefirieron aliarse con el FSLN. ¡Perdimos la oportunidad de rectificar, no perderlo todo y recuperar lo perdido! Esta es la verdadera historia. Es lo que a mí me consta.

(Una versión corta fue publicada en El Nuevo Diario del 16 de enero de 2018)

OBTENGA LIBROS (E-BOOK) DEL AUTOR EN FORMA GRATUITA BAJÁNDOLOS DE LA WEB (NO ES PUBLICIDAD). VÉALO A CONTINUACIÓN, ABAJO.

Le ofrecemos estos libros gratis como obsequio del autor (no es publicidad)

BÁJELOS GRATIS COMO E-BOOKS:

POLÉMICO TESTIMONIO


En POLÉMICO TESTIMONIO Adolfo Miranda Sáenz, abogado, periodista y escritor nicaragüense, refleja aspectos de su vida refiriéndose a destacados sucesos de Nicaragua y el mundo sobre los que hace comentarios controversiales. 
Puedes verlo, leerlo o archivarlo como cortesía del autor haciendo click en el siguiente link:
Link a: POLÉMICO TESTIMONIO

____________________

DEL OCASO AL AMANECER
Novela 


Una novela romántica en la que además del amor y la pasión surgen controversias entre valores y principios que hoy se debaten intensamente, como el matrimonio, el aborto, el sentido de la existencia y la fe religiosa, cuya discusión forma parte del mundo actual y está presente en muchas situaciones reales de la vida moderna.
Puedes verlo, leerlo o archivarlo como cortesía del autor haciendo click en el siguiente link:
Link a: DEL OCASO AL AMANECER
____________________

UNA IGLESIA CATÓLICA RENOVADA
Propuestas de un laico sobre cambios en nuestra Iglesia
Un ensayo de
Adolfo Miranda Sáenz
En espíritu de unidad y obediencia al Magisterio de la Iglesia.
Simplemente propuestas, sugerencias, algunas ideas, opiniones personales sujetas al discernimiento final de nuestros pastores
Las propuestas de un laico.
Necesidad de Renovación. Posibilidad de renovación según criterios expresados por el Papa Benedicto XVI y el Papa Francisco.
Aclaración del concepto “Infierno”.
Aclaración del concepto “Purgatorio”. 
Cómo entender un doble juicio: privado y público. 
Necesidad de clarificar a los fieles sobre las devociones populares. 
Opción Fundamental y el Sacramento de la Reconciliación. 
Actualizar los conceptos sobre el cuerpo y la sexualidad humana. 
Necesidad de nuevas normas sobre el celibato. 
Mayor participación de los laicos. 
El caso de los divorciados y vueltos a casar. 
Situación de los homosexuales. 
La ordenación de mujeres.
Puedes verlo, leerlo, archivarlo o imprimirlo como cortesía del autor haciendo click en el siguiente link:
Link a: UNA IGLESIA CATÓLICA RENOVADA
____________________

CURSO BÁSICO SOBRE LOS DERECHOS HUMANOS


Los conocimientos elementales
sobre Derechos Humanos
Puedes verlo, leerlo, archivarlo o imprimirlo como cortesía del autor haciendo click en el siguiente link:
Link a: CURSO BÁSICO SOBRE LOS DERECHOS HUMANOS



____________________

CURSO BÁSICO SOBRE LA DOCTRINA 
SOCIAL DE LA IGLESIA

Los conocimientos elementales 
sobre la Doctrina Social de
la Iglesia Católica
Puedes verlo, leerlo, archivarlo o imprimirlo como cortesía del autor haciendo click en el siguiente link:
Link a: CURSO BÁSICO SOBRE LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA

1/12/2018

Cómo acabar con el terrorismo

Los terroristas son criminales, fanáticos y no se sabe dónde están ni cuando atacarán. A veces, incluso, son "lobos solitarios" de quienes ni se sospecha. ¿Cómo acabar con ellos?

Adolfo Miranda Sáenz


El terrorismo es el uso del terror mediante la violencia como táctica para lograr ciertos objetivos. Grupos terroristas como Al Qaeda, ISIS o Hamás afligen a buena parte de la humanidad. ¿Cómo acabar con ellos? La respuesta es sencilla: acabando con la causa que los origina.  El terrorismo es una forma de lucha absolutamente repudiable que nunca se justifica; pero todo grupo terrorista tiene una causa, persigue un objetivo que no siempre es malo. Lo condenable no siempre es la causa que defienden sino el método utilizado. Han desaparecido grupos terroristas que por mucho tiempo estuvieron activos. ¿Cómo desaparecieron? Eliminando la causa que los originó. No es que el terrorismo haya vencido, sino que otros lucharon por la misma causa con métodos civilizados y pacíficos, y ellos –no los terroristas- lograron sus objetivos. Veamos algunos ejemplos:

El Ejército Republicano Irlandés (Irish Republican Army, IRA) fue un grupo terrorista originado por el avasallamiento de los ingleses protestantes sobre los irlandeses católicos que vieron Irlanda dividida en dos: Irlanda del Norte, obligada a ser parte del Reino Unido en condiciones de sometimiento a los ingleses, y la República de Irlanda, independiente y soberana. En 1988, con la mediación de Bill Clinton, los primeros ministros Tony Blair del Reino Unido, Berthie Aherm de la República de Irlanda, y los líderes de las principales fuerzas políticas de Irlanda del Norte firmaron el “Acuerdo de Viernes Santo” en que se concedieron a los irlandeses del Norte importantes logros sobre su autonomía, gobierno y la forma de relacionarse con el Reino Unido, del que quedaron formando parte voluntariamente. Al desaparecer las causas del descontento irlandés desapareció el IRA.  

El movimiento llamado País Vasco y Libertad (Euskadi Ta Askatasuna, ETA) fue un grupo terrorista originado durante la dictadura franquista por la represión, falta de democracia, de libertad y de reconocimiento de los vascos cómo una nación con su propia identidad, idioma, cultura y derechos autonómicos. Con la llegada de la democracia en España se reconocieron las diferentes nacionalidades y autonomías y se dio un proceso de negociación con los líderes de partidos políticos vascos que por la vía cívica y pacífica luchaban por el derecho a su autonomía. En 2011, tras las negociaciones que culminaron con satisfactorios acuerdos para los vascos, terminó el terrorismo de ETA.

En el origen de Hamás está la creación del Estado de Israel en territorio palestino, como un enclave en medio del milenario territorio árabe y musulmán. Aunque Israel tiene derecho a existir, también Palestina, hoy reducida y avasallada por Israel que continúa quitándole territorio. En 1993 Isaac Rabin (Israel) y Yasser Arafat (Palestina), con la mediación de Bill Clinton, lograron un acuerdo de paz reconociendo dos Estados independientes y soberanos conviviendo pacíficamente. Pero los extremistas judíos asesinaron a Rabin y aceptan un Estado Palestino solamente si permanece sometido a Israel. Si se cumplieran los acuerdos de paz, dejaría de existir Hamás.

Al Qaeda fue creada por Reagan para luchar contra los soviéticos en Afganistán y después se volvieron contra sus creadores, volaron las Torres Gemelas y dieron origen a ISIS. Con la invasión de Bush a Irak eliminando al régimen de Sadam Husein (quien era feroz e implacable enemigo de ISIS y los tenía reprimidos y a sus líderes en prisión), ISIS salió fortalecida al desaparecer ese “muro de contención”. Durante la invasión e intervención militar ahorcaron a Sadam Husein y soltaron a la bestia terrorista de ISIS. Aunque los ISIS proclaman que su fin es crear un Estado Islámico y “conquistar el mundo”, ellos realmente se fortalecen alimentándose del odio contra EE.UU. y sus aliados creado por las intervenciones e invasiones militares contra países musulmanes (caso Israel-Palestinos, Irak, Libia, Siria...) Si EE.UU. cambiara su política hacia esos países y presionara a Israel a cumplir el acuerdo de paz de 1993, se acabarían, junto a Hamás, Al Qaeda e ISIS porque no encontrarían jóvenes islámicos motivados con resentimientos para reclutarlos como terroristas. 

El terrorismo no se puede exterminar combatiéndolo como a un ejército enemigo al que se tiene ubicado territorialmente, que se sabe dónde están sus tropas, sus bases militares, sus centros de operaciones. El terrorismo opera en la sombra, oculto y está por todas partes. Ellos no se identifican, se camuflan entre los demás. Se pueden localizar líderes y centros de operaciones y aniquilarlos, pero surgen otros en otra parte, o ya existen como células sin conexión estructural. Además de los "lobos solitarios". Aunque sus métodos sean criminales y abominables ellos están convencidos de su causa y por cada terrorista muerto surgen dos que pueden ser sus hijos, padres, hermanos, amigos o parientes, que se llenan del mismo odio que los impulsa, clamando venganza por las muertes de los demás, odio que se alimenta y crece debido también a las medidas ofensivas y discriminatorias que se toman contra comunidades o grupos musulmanes pacíficos. Por eso digo: solamente eliminando lo que genera el odio se puede acabar con el terrorismo. Es verdad que ISIS llega a ocupar territorios en Irak y Siria y se pueden detectar concentración de tropas, pero atacarlos para acabar con ellos militarmente puede hacer que se recupere un territorio ocupado, pero no es la manera de acabar con ISIS. Allí no están todos sus fanáticos terroristas y esos ataques tienen un alto costo en muertes de inocentes, lo cual siempre crea más resentimientos y odio. 

Son decisiones políticas inteligentes y no acciones militares las necesarias para terminar con Al Qaeda e ISIS. No se puede negociar con los terroristas porque son criminales y fanáticos. Pero se puede lograr la paz en el Medio Oriente cumpliendo los acuerdos de 1993 y mediante negociaciones con los líderes políticos que gobiernan los países de aquella región, para que los EE.UU. y sus aliados retiren su presencia militar y dejen de involucrarse en los conflictos entre ellos apoyando a uno u otro bando. Entre musulmanes sunitas y chiitas, árabes, persas (iraníes), turcos, kurdos, etc., tienen sus conflictos y rivalidades que llevan siglos. ¡Que los resuelvan ellos mismos! Ellos también tienen su modo de gobernarse y de hacer política desde tiempos remotos, que no tienen ahora por qué ser una copia del sistema de EE.UU. o de Inglaterra. ¿Por qué imponer formas de gobierno a otros pueblos? No tiene que "abandonarse" a Israel pues con los acuerdos de 1993 se garantiza su seguridad y la paz en toda la zona, garantizando también un Estado Palestino libre, soberano e independiente. ¡Fin del problema para el resto del mundo! Bueno, las cosas no son tan simples, por supuesto. Ni es asunto de un día para otro. Este es solo un breve artículo de opinión. ¡Pero esa es la ruta a seguir! ¡Y es la única ruta efectiva!

1/09/2018

Pan y circo, ¿es malo?

Adolfo Miranda Sáenz


La frase “pan y circo” la inventó el poeta Juvenal en Roma, cien años a. de C., para mostrar desprecio a sus conciudadanos porque no se interesaban en la política. “Desde hace tiempo –decía Juvenal- este pueblo ha perdido su interés por la política”, agregando que “ahora sólo desea con avidez dos cosas: pan y circo.” Esta frase de Juvenal se usa despectivamente contra gobiernos y políticos que dan o prometen al pueblo “pan y circo” para obtener su aprobación o conseguir su voto. Pero reflexionando en el contenido de la frase me pregunto si realmente brindar o prometer “pan y circo” sea malo, o más bien resulte ser bueno. Así como me pregunto si tendrá siempre un significado malo que el pueblo no muestre interés en la política.

Empecemos por la falta de interés en la política. Esto es un fenómeno variable en cada país según las circunstancias. En las últimas elecciones presidenciales de EE. UU. votaron apenas el 55.4% de los ciudadanos, y en las anteriores solo el 54.9%. En Suiza, desde 1919, votan entre el 42% y el 48% únicamente. Sin embargo, en Francia, en las últimas elecciones votó casi el 80%. ¿Deberíamos censurar a los estadounidenses y suizos por no interesarles la política y a sus gobiernos por darles “pan y circo”? O más bien tendríamos que concluir que la mayoría de los estadounidenses y suizos se sienten cómodos con su situación general y consideran que los cambios políticos no afectarían sus vidas significativamente; mientras los franceses están preocupados ante la discusión de su permanencia o no en la Unión Europea, por la creciente ola ultra nacionalista y por las masivas inmigraciones, todo lo cual afecta sus vidas. Esto mismo se puede aplicar a cualquier país del mundo: la participación o la indiferencia política dependerá de lo que esté en juego. Si un pueblo no se siente incómodo ni amenazado por la situación política, ésta no le interesará mucho. ¿Se le puede culpar por eso? No lo creo, aunque no sea lo mejor.

En cuanto a que el pueblo desee, y los gobiernos o políticos ofrezcan, “pan y circo”, no parece ser algo que deba verse despectivamente. Se entiende como “pan” aquello a lo que Dios se refería cuando dijo al hombre: “Ganarás el pan con el sudor de tu frente”; o lo que nos enseñó Jesús pedirle al Padre: “Danos hoy el pan nuestro de cada día”. O sea, que se entiende como pan todo lo que necesitamos para vivir dignamente: no solo el alimento, sino la salud, educación, techo, empleo… ¡incluso recreación! La “tercera generación” de derechos humanos incluye el derecho a la recreación -o sea al “circo”- como un derecho inherente e inalienable del ser humano. Los sicólogos y sociólogos consideran el acceso a la recreación como una necesidad básica de toda persona y necesario para una sociedad sana. Y si incluye deporte, mejor. Entonces, ¿por qué va a ser malo o despreciable que el pueblo reciba “pan y circo”?

No estoy negando la obligación ética que tienen los gobiernos y los políticos de ser democráticos, respetar la institucionalidad, educar en valores cívicos y tener una política social y económica responsable que garantice el desarrollo sostenible de su país. Pero no veo por qué dar u ofrecer pan -entendiendo que incluye todo lo que entendemos por pan- y recreación al pueblo, sea excluyente de ejercer un gobierno responsable y democrático. Si lo que se quiere decir con la frase de Juvenal es que se trata de un gobierno populista, irresponsable y tramposo, incluso autoritario o dictatorial, entonces está mal usada dicha frase, porque se le da un sentido que no tiene. Dar u ofrecer -repito- pan y circo al pueblo, en sí no tiene nada de malo; al contrario, es bueno. Quizá, a lo sumo, sería malo dar u ofrecer "solamente" pan y circo; pero entonces  la frase cambia, sería "otra frase".

Pensando en Nicaragua, me parece un grave error de un sector de la oposición criticar al gobierno por dar “pan y circo” al pueblo. Sobre todo, cuando es notorio que el pueblo está contento con el “pan y circo” que recibe. Hay un sector de la oposición que sigue cometiendo estos errores… ¿nunca aprenderán? Su táctica es contraproducente pues esas críticas son vistas por la mayoría del pueblo como amenazas de quitarles el pan y la diversión que ahora tienen y que aprecian muchísimo tener; y, para remate, ven a esos opositores promoviendo y celebrando la Nica Act y otras injerencias extranjeras, lo cual consideran amenazas de quitarles el pan de sus hijos. Por eso, si el pueblo ve con indiferencia o desprecio a ese sector opositor y a sus medios de comunicación, no es por otra cosa más que por la incapacidad que muestran para reconocer y aceptar la realidad, por su incapacidad de entender al pueblo y evitar su rechazo, que es cada vez mayor. No sirve su estrategia, pero ellos creen que sí y no dan señales de querer cambiarla. ¡Lástima! ¡No hay peor ciego que el que no quiere ver!

1/02/2018

Maquiavelo: genio incomprendido

Adolfo Miranda Sáenz



Nicolás de Maquiavelo ha sido incomprendido y calumniado como un genio del cinismo y la perversidad política, cuando en realidad su único pecado fue ser sincero y realista. Diplomático, funcionario, filósofo, político y escritor italiano, es el padre de la Ciencia Política moderna. Nadie puede pretender saber un poco de política si primero no ha estudiado a Maquiavelo. Su obra más importante y conocida es “El Príncipe”, un tratado de doctrina política escrito en 1513. Para entenderlo tenemos que transportarnos a la Europa del siglo XVI, cuando su natal Florencia era un principado independiente, como muchos pequeños Estados europeos, y la Iglesia vivía su época más oscura, espiritualmente, y más terrible desde el punto de vista humano, con papas corruptos ostentando gran poderío militar, económico y político, como el papa Alejandro VI, Rodrigo de Borgia, cuyo hijo, César Borgia, fue uno de los poderosos sanguinarios más importantes de entonces.

Maquiavelo recoge enseñanzas aprendidas de las acciones, triunfos y fracasos de importantes personajes de su época, como Caterina Sforza, señora de Imola y condesa de Forlì, quien con valentía enfrentó a dos poderosos: César Borgia, primero, y Lorenzo de Médici, después.  De su conducta y suerte, Maquiavelo extrajo la enseñanza: “es mejor ganar la confianza de la gente que confiar en la fuerza”. Es un concepto muy importante para aquellos que quieran detentar el poder. Del rey de Francia Luis XII extrae los cinco errores capitales del poder, que constituyen la parte medular de su obra. Aprendió mucho observando a diferentes personajes de su tiempo, como el papa Julio II, el emperador Maximiliano I de Alemania y Fernando de Aragón.
   
Por lo que vio, concluyó que: “Los hombres son míseros, más aficionados a los bienes que a su propia sangre…” Es decir, no hay bondad o maldad, sino intereses, dinero y propiedades. Afirma que los seres humanos lloran más fácil la pérdida de sus bienes que la muerte de sus padres. Dice que el pueblo es débil, inconsciente y voluble. Para convencerlo, se usan las palabras que compren sus simpatías, pero cuando estas no funcionan, la fuerza es la mejor forma de someterlos. Plantea que los hombres y las mujeres se han convertido en seres diestros en el arte del engaño, y recomendaba al Príncipe que, más que tener virtudes, debe aparentar tenerlas. Fiel a su convicción de que solo existen los intereses, Maquiavelo dice: “en las acciones de todos los hombres, pero especialmente en las de los príncipes, se considera simplemente el fin que ellos persiguen. Dedíquese, pues, el príncipe a superar siempre las dificultades y a conservar su Estado. Si sale con acierto, se tendrán por honrosos siempre los medios empleados, alabándoles en todas partes: el vulgo se deja siempre cautivar por las apariencias…”
   
El planteamiento tan crudo que expone Maquiavelo en “El Príncipe” es duro de asimilar: el hombre solo guarda un número infinito de intereses; en el caso de los gobernantes el deseo de poder, dominio y riqueza son sus únicas pasiones y motores vitales. Maquiavelo expone la lógica para que el príncipe pueda mantenerse en el poder, envolviendo al pueblo con artimañas para seducirlo, ofreciéndole pequeñas gratificaciones cotidianas. Eso es lo que él vio que daba resultado. Maquiavelo no dice que sea bueno; solo dice que es real. Dos siglos después (siglo XVIII) Charles-Louis de Montesquieu, en “El Espíritu de las Leyes”, coincidiendo con la afirmación de Jean-Jaques Rousseau de que el hombre “es bueno por naturaleza”, aunque las circunstancias lo perviertan, confía en la capacidad humana para procurar el bien y el buen gobierno. Promueve la separación de poderes: ejecutivo, legislativo y judicial; hoy, un pilar irrenunciable del liberalismo democrático. Sin embargo, no olvidemos la realidad descrita por Maquiavelo y lo que de verdadero tenga. Es importante tenerlo presente para los que gobiernan como para quienes pretenden lograr sustituirlos. Sin negar a Montesquieu y a Rousseau, olvidarse de Maquiavelo es un error de ilusos. Los buenos ideales no excluyen usar estrategias basadas en el realismo.

10/24/2017

¿Existe Jesús?

Adolfo Miranda Sáenz


La pregunta no es si existe Dios, pues hay quienes aceptan su existencia, pero ante el misterio de la maldad, el sufrimiento y la muerte se les dificulta ver en Dios a un padre que nos ama y se interesa por nuestra felicidad. Según los cristianos la respuesta de Dios al hombre ante ese misterio fue hacerse un ser humano igual a nosotros, y despojándose de su condición divina venir al mundo como Jesús, dándonos a conocer su plan para la humanidad, que incluye su propia muerte redentora y posterior resurrección. Si en realidad Jesús existió históricamente y si además es Dios hecho hombre, en sus enseñanzas estaría la respuesta del propio Dios al misterio de la maldad, el sufrimiento y la muerte. Pero, ¿Jesús existió realmente o es un mito? Nadie duda de la existencia de Tutankamón, Nabucodonosor, Ciro, Aristóteles, Homero, Cleopatra, Augusto o Calígula; personajes importantes y algunos muy influyentes, pero ninguno con tanta influencia en la humanidad como Jesús; sin embargo, hay quienes dudan de su existencia, aunque históricamente ha sido comprobada por historiadores creyentes y no creyentes.

Entre los muchos historiadores modernos que han ratificado la existencia histórica de Jesús, citaré -por límites de espacio- tan solo a una historiadora destacada de hoy, Amy-Jill Levine, miembro de una sinagoga judía ortodoxa, investigadora meticulosa y profesora de la Universidad de Vanderbilt (Nashville, Tennessee), institución que se especializa en realizar investigaciones históricas; quien afirma que "los historiadores coinciden en que Jesús existió, fue bautizado por Juan, debatió con otros judíos sobre la mejor manera de vivir de acuerdo con la voluntad de Dios, participó en curaciones, enseñó con parábolas, reunió a seguidores en Galilea, fue a Jerusalén y fue crucificado por los soldados romanos durante el gobierno de Poncio Pilato (26-36 d. C.).”

La existencia de Jesús es atestiguada desde la antigüedad por historiadores no cristianos como el judío Flavio Josefo (38-101), los romano Tácito, Suetonio y Plinio el Joven (todos contemporáneos de los inicios del cristianismo) y por el Talmud (colección de escritos rabínicos de mucha estima para los judíos) que menciona entre los registros de casos procesales la crucifixión de Jesús (Sanedrín 32a). Coincidiendo con estos testimonios tenemos muchos escritos de los primeros cristianos en aquellos tiempos. Algunos de los primeros discípulos de Jesús escribieron sobre su vida y enseñanzas. Varios de los apóstoles escribieron cartas. De esos escritos se hacían copias que circulaban entre las primeras comunidades cristianas. En el Concilio de Roma del año 382 se seleccionaron solo aquellos escritos que de acuerdo con un riguroso examen resultaron confiables en cuanto a su origen, autenticidad e integridad (no contener adulteraciones ni textos agregados). Estos forman lo que conocemos hoy como el Nuevo Testamento. Los abundantes textos de la época de los apóstoles, escritos durante los primeros años después de la vida terrenal de Jesús y reconocidos por la iglesia cristiana primitiva, guardan armonía entre ellos y coinciden con los citados testimonios de no cristianos, y son suficiente prueba de su vida y sus enseñanzas. La existencia de ningún otro personaje histórico ha sido más estudiada ni cuenta con pruebas tan abundantes como la de Jesús.

Pero, ¿Jesús es Dios? Jesús desde hace más de dos mil años es reconocido, por creyentes y no creyentes, por predicar las enseñanzas más profundas y bellas de la historia, por su inmensa sabiduría al hablar y actuar, por su mente extraordinariamente lúcida, por su carácter noble y puro, lleno de amor y misericordia. Él mismo dijo ser Dios, y si no lo fuera sería un mentiroso, impostor o loco, lo cual no estaría de acuerdo con la belleza de sus enseñanzas, su extraordinaria lucidez y su inmensa nobleza de carácter. Jesús nos reveló todo lo que Dios quiere que por ahora sepamos. Él nos da sus respuestas a nuestras preguntas sobre el misterio de la maldad, el sufrimiento y la muerte, aunque, como San Pablo nos advierte, el Evangelio de Jesús es locura para la lógica del mundo. Pero si es Dios tendríamos que creerle. Su persona es tan atrayente y convincente que quien lo llega a conocer con un corazón desinteresado y libre de prejuicios, llega no solo a creer en Él, por difícil que parezca y aunque ahora no comprendamos todos los misterios, sino también a amarlo, reconocerlo como Dios y vivir con la paz y la felicidad que da a quienes lo siguen, según hay abundantes testimonios; con la esperanza en la plenitud de su Reino, de la “Vida Eterna” donde no habrá más llanto ni dolor ni temor; y de lo cual desde hoy se empieza parcialmente a disfrutar, aún en medio de los problemas y sufrimientos de nuestra vida actual.

9/18/2017

¿Por qué existen la maldad, el sufrimiento y la muerte?

Adolfo Miranda Sáenz


Después de millones de años ni la ciencia ni la filosofía han podido encontrar una respuesta sobre el por qué de la existencia de la maldad, el sufrimiento y la muerte.  Hay teorías científicas, pero no pasan de ser teorías. Hay razonamientos filosóficos, pero ninguno llega a conclusiones definitivas. Tampoco la religión tiene una respuesta suficiente para solo la lógica humana. La pregunta de que, si Dios existe y es bueno, por qué creó o permite la maldad, el sufrimiento y la muerte, sigue sin respuesta para la sola razón. Es un misterio. Reconocerlo no es un triunfo de la ciencia sobre la religión, pues tampoco la ciencia tiene las respuestas. Ni es un triunfo del ateísmo sobre los creyentes, pues negar a Dios no resuelve esos interrogantes, ni otros tan importantes como: ¿Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿Para que existo? ¿A dónde voy? ¿Qué sentido tiene mi vida?  Los cristianos encontramos respuesta en nuestra fe, que no es la fe en una religión, doctrina o filosofía, ni en las enseñanzas de un difunto gran maestro. Tenemos fe en una persona viva que normalmente no vemos pero que podemos conocer, con la que en algún momento tenemos un primer encuentro, a veces desde niños y no recordamos cuándo; o bien de adultos; y posiblemente también hemos tenido alejamientos y reencuentros. Una persona que nos convence y atrae, nos da confianza y certeza, nos llena de alegría y de paz. Creemos en la persona de Jesús, quien nos ama y a quien amamos.

Él nos dijo que es Dios, que antes de él nada existía y que creó todas las cosas; que nos creó por amor y para vivir felices toda la eternidad, sin maldad, sin sufrimiento ni muerte; pero que nos creó libres, y usando nuestra libertad pecamos -que es no hacer el bien- y como consecuencia existe en el mundo la maldad, el sufrimiento y la muerte. Que hasta la naturaleza misma está trastornada y “gime con dolores de parto”. Que por eso él se hizo hombre para vivir, sufrir y morir igual que nosotros, para redimir a la humanidad de sus pecados y vencer al sufrimiento y la muerte. Que igual que nosotros la maldad la sufrió en carne propia, que sufrió hasta llorar, y que también sudó sangre; que murió crucificado, pero resucitó como resucitaremos nosotros para vivir una vida eterna de felicidad inmensa sin sufrimiento alguno junto a él, en “un nuevo cielo y una nueva tierra” donde “no habrá más llanto ni dolor ni clamor”. ¿Nos parece lógico? ¿Es un razonamiento convincente? Suena razonable... quizá es razonable, pero... ¡Hummm! ¡No lo es de manera contundente y absoluta para nuestra mente! Nos quedan muchísimos interrogantes; siempre podemos preguntarnos: ¿y por qué lo hizo así y no de otra manera? No lo sabemos, pero lo creemos; aceptamos lo que nos dice porque confiamos en él y lo creemos porque le creemos a él. Esa es nuestra fe. Para quien solo ve esto con la razón es una locura. Aunque miles de millones de personas, incluyendo gente muy inteligente y muy preparada intelectual y culturalmente han creído y creen en Jesús. Ninguno por razonamientos lógicos, sino porque lo han encontrado con el corazón.

Pero… ¿Existe realmente Jesús? ¿No es un mito? Hoy la ciencia histórica no tiene dudas al respecto; la existencia histórica de Jesús está probada aparte de toda consideración religiosa. ¿Es Dios? Él lo dijo claramente. ¿Estaba loco? No encontramos en su vida y enseñanzas las anormalidades y desequilibrio de los dementes. Su sensatez y compostura son incompatibles con la esquizofrenia. Él predicó las enseñanzas más profundas y bellas de la historia. Su inmensa sabiduría al hablar y actuar no indican paranoia alguna, sino que denotan una mente extraordinariamente lúcida. ¿Era un embustero? Habría sido estúpido dejarse crucificar por una mentira. Además, el perfil de Jesús, con su carácter tan noble y puro, tan lleno de amor y misericordia, no coincide con el de un burdo impostor. ¿Fue tan solo un gran maestro? ¡Él afirmó claramente ser Dios! Si no lo fuera, sería un loco o un embustero, y ya vimos que no lo es. ¿Está vivo? No sería Dios si no hubiese resucitado, y muchos murieron martirizados por decir que lo vieron vivo después de que murió en la Cruz. Podemos saber quién es y cómo es Jesús leyendo la Biblia, especialmente los Evangelios. Pero lo más importante es que millones afirmamos haberlo encontrado y aunque no lo hemos visto, escuchado o tocado con los sentidos limitados de nuestra corporalidad material, lo hemos sentido, lo hemos percibido y hemos establecido una relación personal con él.

Por supuesto que entre razón y fe no hay contradicción, pues uno puede llegar a conocer a Dios por medio de la razón. A mí la razón me conduce a Dios, y aceptar como Palabra de Dios a la Biblia no va contra mis razonamientos; igualmente, aceptar a Jesús como Dios y mi Señor, me parece razonable, lógico, igual que creer en su Iglesia. Los ateos y agnósticos lo son por su lógica, porque les parece lo más razonable; a mí me parece más lógico y razonable creer. Pero eso no significa que mi mente tenga todas las respuestas, ni que la sola razón me baste para no tener interrogantes. Después de leer la Biblia, especialmente los Evangelios, he podido conocer a Jesús y tener con él una relación de persona a persona; y a él le creo, él me convence. Tengo fe en Jesús. Sigo sin tener todas las respuestas, pero no me preocupan, quizá Dios a propósito y por algo que no sé, no quiere que las tenga. Aunque estoy absolutamente seguro de que cuando lo vea cara a cara comprenderé todo claramente, porque él es, como dijo, “el camino, la verdad y la vida”. 

Pero no se puede encontrar a Jesús intelectualmente sino con el corazón. Algunos quieren encontrar un Jesús de cuentos de hadas, que sea como un “genio de la lámpara” que les conceda sus deseos o utilice “poderes mágicos” para hacer que les vaya bien en la vida; entonces no buscan a Jesús sino a un mago que les sirva y complazca sus deseos, y ese Jesús no existe. Pero quienes busquen a Jesús con el corazón, no por interés, sino reconociendo que él es el Señor (y no al revés), lo encontrarán y tendrán una relación con él de amor verdadero; tendrán una fe que los acompañará a vivir felices aún en medio de tanta maldad, sufrimiento y muerte, y tendrán la esperanza de los cristianos que es la certeza de una vida de dicha y de gozo para toda la eternidad. En resumen, ser “creyente” es tener una relación personal con Jesús, una relación de fe, esperanza y amor. Viéndolo así, uno sabe que ¡Jesús es la respuesta! ¡Es lo que necesitamos! ¡Jesús basta!

8/15/2017

¿Por qué fue Jesús al infierno?

Adolfo Miranda Sáenz


El tema del infierno sigue siendo fundamental para la fe de 2.000 millones de cristianos, de 1.300 millones de islámicos y de 16 millones de judíos. Un tema, por lo tanto, actual. El milenario Credo de los Apóstoles proclamado por millones de cristianos dice que después de su muerte natural, Jesucristo “descendió a los infiernos” antes de resucitar de entre los muertos. ¿A qué infiernos descendió Jesús?

Al traducir La Biblia, la palabra hebrea sheol, que indica “el lugar de los muertos” (indistintamente usada para sus cuerpos en el sepulcro o para su morada espiritual), fue traducida al griego como hades, luego al latín como infernum, y finalmente al castellano como infierno o infiernos. Evidentemente, sheol ó hades no indican una situación de condena, pues entre los muertos podrían haber condenados y también salvos (Hechos 2. 24; 2. 31; Flp. 2. 10; 1 Pedro 3. 19-20, Ap. 1. 18; Ef 4. 9).  Otra palabra hebrea, gehenna, que designaba el lugar donde se quemaba la basura en Jerusalem, fue utilizada por Jesucristo para explicar la condenación (Mt. 5. 22, 29; 13. 42, 50; Mc. 9. 43-48). Guehenna fue traducida al latín también como infernum y al castellano como infierno. Por eso, la palabra infierno tiene en nuestras Biblias dos significados diferentes: 1) Lugar donde van todos los muertos (sheol ó hades), lo que equivaldría tanto al "mundo espiritual" como a los sepulcros. 2) La condenación, o en sentido simbólico el “fuego donde se quema la basura” (guehenna).

El Credo de los Apóstoles resume la fe cristiana tal como los Apóstoles la enseñaron diciendo que  Jesús "descendió a los infiernos", refiriéndose al encuentro de su espíritu con los espíritus de los muertos mientras su cuerpo estaba en la supultura, o sea que estuvo en el sheol ó hades. El Cuarto Concilio Lateranense, en el 1215, definió como Doctrina de Fe que Jesucristo después de su muerte y antes de su resurrección fue al lugar de espera de las almas de los justos de la era pre-cristiana que esperaban su redención, entre ellos estarían los patriarcas, los profetas, el rey David, San José y San Juan Bautista. Algunos Padres de la Iglesia ya habían reafirmado esta doctrina, como San Justino, San Ireneo, San Ignacio de Antioquía, San Hipólito y San Agustín. También Santo Tomas de Aquino enseña que Cristo fue a los infiernos a aplicarle a los justos los frutos de la Redención  (S. Th. III, 52, 5). El Catecismo de la Iglesia Católica se refiere a esta doctrina en los párrafos 633-637.

También la fe cristiana enseña que existe un infierno en el sentido de condenación que Jesús comparó con el gehenna (Catecismo de la Iglesia Católica 1033-1037).  El Papa Juan Pablo II en su Catequesis del 28 de Julio de 1999 expresó: “El infierno, más que un lugar, indica la situación en que llega a encontrarse quien libre y definitivamente se aleja de Dios, manantial de vida y alegría...” “La condenación sigue siendo una posibilidad real, pero no nos es dado conocer, sin especial revelación divina, si los seres humanos, y cuáles, han quedado implicados efectivamente en ella.”  Juan Pablo II no dijo que el infierno no existía, simplemente aclaró que no es un lugar sino una situación, un estado; lo cual Benedicto XVI y el Papa Francisco lo reafirman, recordándonos que, por su propia elección, hay seres humanos que viven desde ahora separados de Dios en un infierno, al excluirse del gozo eterno "sin llanto, clamor ni dolor" al cual todos estamos llamados. 

Nuestra doctrina nos enseña que por el sacrificio de Cristo se recibe "la vida eterna" y quienes conscientemente la rechazan se quedan sin esa "vida eterna" escogiendo la "no-vida eterna", o sea la "muerte eterna" a lo que cada cual es destinado en el juicio particular al morir, y es ratificado en el juicio final. No quisiera ahondar ahora en el tema del doble juicio y dónde estaremos entre uno y otro, o sea entre el juicio particular y el juicio final; solamente quisiera señalar que los conceptos de espacio y tiempo en nuestro mundo material no son iguales a los de la dimensión espiritual, donde el espacio y el tiempo no existen igual que aquí, por lo que nuestro juicio personal y juicio final pueden darse allá en el mismo instante, aunque aquí pasaran miles o quizá millones de años entre nuestra muerte (y nuestro inmediato juicio particular) y la resurrección de los muertos (y el juicio final). Ya Albert Einstein se encargó de demostrar que el tiempo y el espacio tal como los conocemos son relativos y vinculados a la materia.

Lo importante de este tema es que esa pequeña frase del Credo nos enseña grandes cosas basadas en la Sagrada Biblia y en la Tradición Apostólica: que los seres humanos somos unos seres materiales y espirituales que estamos aquí "de paso"; que cuando morimos en la carne continuamos vivos y conscientes en espíritu esperando la resurrección y el mundo futuro y definitivo; que Jesucristo nos redimió en la Cruz para obtener la "vida eterna" todos los que consciente, deliberada y definitivamente no la rechacemos, y que Cristo al morir llevó los frutos de su redención a los que murieron antes que Él. Todo esto el Credo de los Apóstoles lo expresa con la breve frase "descendió a los infiernos".

4/01/2017

Quitemos la piedra

Dios quiere ayudarnos... ¡pero nosotros tenemos algo que hacer!

Adolfo Miranda Sáenz


Cuando Lázaro murió y Jesús quiso resucitarlo pidió primero que quitaran la piedra que cerraba la sepultura, y cuando quitaron la piedra llamó a Lázaro a la vida. ¿Por qué Jesús, que era Dios Todopoderoso, el creador de todo el universo, pidió que la familia y amigos de Lázaro quitaran la piedra? Si tenía el poder de resucitar a Lázaro, ¿no tendría el poder de quitar la piedra Él mismo con solo desearlo? ¿Por qué no lo hizo? Cuando en las bodas de Canaán Jesús transformó el agua en vino pidió primero que llenaran con agua las tinajas vacías. ¿Por qué? ¿Acaso Él no podía poner vino en esas tinajas sin necesidad de que tuvieran agua? ¿Por qué pidió llenarlas de agua primero? En el Evangelio según San Juan se nos narra cómo para curar a un ciego Jesús hizo lodo con saliva y polvo, se lo untó en los ojos y lo envió a lavarse al estanque de Siloé. ¿Necesitaba hacer todo eso? ¿Por qué quiso que el ciego tuviera que ir a lavar el lodo de sus ojos? Podía hacerlo ver con solo una palabra o un pensamiento. ¿Por qué no lo hizo así? Hay otras narraciones en los Evangelios en que Jesús para hacer un milagro quiso que las personas hicieran algo. ¿Por qué?

Esto tiene una lección que Dios quiere darnos a todos. Nosotros no podemos resucitar a un muerto, pero sí podemos remover una piedra. No podemos convertir el agua en vino, pero podemos llenar las tinajas con agua. No podemos ver claramente nuestro camino, pero podemos lavar nuestros ojos. Si en la vida tenemos problemas y pedimos ayuda a Dios es muy posible que Él quiera que nosotros hagamos algo por nuestra cuenta, como remover algunas piedras. Si nuestra vida está vacía, triste, deprimida, o si a nuestro matrimonio, a nuestras relaciones familiares “se les acabó el vino”, Él puede llenarlo todo “del mejor de los vinos”, pero antes puede pedirnos que nosotros llenemos las tinajas del agua que puede estar a nuestro alcance en vez de esperar que Él lo haga todo. A veces queremos ver soluciones, queremos que Dios nos de ideas, que nos señale el camino a seguir. Pero Dios espera que primero nos lavemos el lodo de los ojos; el lodo de nuestros prejuicios, vanidad, soberbia, orgullo, respeto humano… de todo lo que nos impide ver el camino por el que Jesús nos quiere llevar.

Como nos dijo Jesús, en esta vida tendremos aflicciones. La felicidad completa solo la tendremos en la vida eterna después de esta vida pasajera. Por ahora tenemos que soportar vivir en un mundo trastornado por la maldad del pecado y donde buenos y malos sufrimos. Tenemos que convivir con problemas de salud, problemas económicos, conflictos familiares, decepciones, traiciones, injusticias, crímenes, guerras y con el peor enemigo: la muerte; la nuestra y la de nuestros seres queridos. Una muerte que sería definitiva si no fuera porque Dios quiso hacerse hombre y pagar Él en la Cruz por nuestras culpas devolviéndole a la humanidad la vida eterna de felicidad completa que siempre quiso para nosotros desde la eternidad y para la eternidad.

Pero mientras tanto, en este mundo de aflicciones también Dios nos da cosas lindas, momentos de inmensa dicha, detalles grandes y pequeños que podemos disfrutar. No todo es tristeza en esta vida donde también hay alegrías inmensas. Y en medio de las aflicciones Jesús no nos deja solos. Dios escucha nuestras oraciones y nos ayuda a resolver nuestros problemas o nos da sabiduría, fortaleza y paz para enfrentarlos y sobrellevarlos. Pero Jesús, para ayudarnos, espera que nosotros quitemos algunas piedras, que llenemos nuestras tinajas y lavemos el lodo de nuestros ojos.

3/04/2017

La Política

Adolfo Miranda Sáenz

Entrevista



Comparto con mis lectores la entrevista que recientemente me hizo el joven periodista Gustavo Alberto Ramírez Escorcia, en mi condición de comentarista de temas políticos (entre otros).

Pregunta. ¿Cuál es la mejor definición de política para este siglo XXI?
Respuesta. Hay muchas y muy variadas definiciones de política, algunas famosas como las de Carl Schmitt, Maurice Duverger, Max Weber o Gramsci, tan alabadas por unos como criticadas por otros. El diccionario de la RAE tiene 12 acepciones de la palabra política. Generalmente se acepta como acertado decir que “es la ciencia social que estudia el poder público o del Estado.” Yo la definiría hoy como “la ciencia que trata sobre la formación y funcionamiento de las estructuras de poder, gobierno y organización social, tanto en una colectividad humana determinada como a nivel universal.”

P. ¿Cómo podemos lograr una sana cultura política?
R. Mediante la educación del pueblo en general, partiendo de la escuela primaria hasta la universidad. En una democracia las estructuras de poder, gobierno y organización social se forman y funcionan de conformidad con la voluntad de la mayoría de los ciudadanos expresada mediante el voto directo o por medio de representantes proporcional y democráticamente elegidos. Si la mayoría de los ciudadanos no tiene una buena educación general, no tendrá la mejor capacidad para tomar buenas decisiones políticas y elegir adecuadamente. Es el grado de educación de los ciudadanos lo que determina el nivel de cultura política en un país.

P. ¿Qué papel juega la comunicación en el ámbito político?
R. La comunicación es vital e imprescindible para una sana cultura política. En esto entra en juego el periodismo en dos de sus funciones principales: informar y orientar, las cuales nunca deben confundirse y deben ejercerse de manera claramente diferenciada. Para tomar sus decisiones políticas el pueblo debe estar informado, y el periodismo informativo debe llenar esa necesidad; esto es brindar noticias de manera objetiva relatando los hechos tal y como son, sin cargar la información con comentarios propios o de terceros, ni torcer las noticias según las preferencias ideológicas o partidistas que el periodista o el medio tengan. El público debe recibir los hechos puros y simples (y balanceados, o sea, sin ocultar unos versus destacar otros) y así cada cual formarse su propia opinión. Por aparte está el periodismo que orienta mediante los editoriales y artículos de opinión, donde las noticias se comentan. Ambos espacios son necesarios y son legítimos, pero no deben mezclarse. En los periódicos debe haber secciones claramente diferenciadas para la información y la opinión, sin mezclar una cosa con la otra. Debe haber programas de radio y TV informativos, y por aparte programas de opinión, bien diferenciados.

P. ¿Qué se puede entender por comunicación política?
R. Yo lo entiendo de tres maneras. Digamos que el término puede tener tres acepciones: A) En general, informaciones o comentarios sobre temas políticos. B) Lo que un gobierno o determinado partido o grupo comunica con el fin de dar a conocer su quehacer político y hacer proselitismo, como los boletines o publicaciones oficiales de un partido o grupo en particular. C) Cuando un medio de comunicación que se supone veraz y objetivo da la información o noticias, disfrazando una intención política.

P. ¿Cuáles son los nuevos retos que debe enfrentar la política? 

R. El mundo cada día está más globalizado y hoy existen situaciones en diferentes partes del planeta que nos afectan a todos. Los nuevos retos políticos surgen de que tenemos una “casa común” y no podemos ver como cosa privativa de cada país algunos sucesos políticos si estos afectan a toda la humanidad. Este es el principal reto para la política. Enfrentar lo que atenta contra la vida en el planeta, contamina el ambiente, amenaza algunas especies, causan guerras que originan masivas migraciones, amenazan con destrucción nuclear, el genocidio, el terrorismo y el comercio mundial que clama por un nuevo orden económico internacional con estructuras de justicia.

3/01/2017

Mis respuestas

Una entrevista que me hicieron

Adolfo Miranda Sáenz


El joven estudiante de periodismo Gustavo Alberto Ramírez Escorcia me hizo una entrevista motivado por algunos artículos de opinión donde expreso posiciones liberales de izquierda. La quiero compartir aquí porque me parecen interesantes las preguntas que formuló sobre conceptos políticos que frecuentemente se confunden.

PREGUNTA: ¿Qué es ser liberal?
RESPUESTA: Es promover ampliamente la libertad, la igualdad de derechos y oportunidades, y la fraternidad ejercida mediante la solidaridad social. El liberalismo defiende la separación e independencia de los Poderes del Estado, la democracia representativa y las elecciones libres.

P: ¿Qué es el social liberalismo?
R: Es la evolución del liberalismo clásico individualista al liberalismo social, solidario, de centro-izquierda, reconociendo que el Estado debe intervenir para moderar los excesos del capitalismo y regular lo que no puede hacer el mercado, como es procurar una vida digna para todos, pues las personas que carecen de lo básico no son verdaderamente libres ni tienen verdadera igualdad de oportunidades.

P: ¿Qué es la socialdemocracia?
R: Es una ideología política de izquierda moderada que sin pretender eliminar el capitalismo, la libre empresa y el mercado libre, los modera con políticas socialistas y democráticas que el Estado desarrolla para evitar excesos y promover el bienestar general.

P: ¿Qué diferencia hay entre social democracia y social liberalismo?
R: Muy poca. La social democracia surge como una evolución del marxismo y el social liberalismo como una evolución del capitalismo liberal. Ambos llegan a coincidir en un punto intermedio. Casi no hay diferencias entre partidos social liberales, social demócratas y socialistas como el Partido Socialista de Francia o el Partido Socialista Obrero Español, PSOE. Los social liberales optamos por un poco menos de intervención del Estado que los social demócratas y socialistas.

P: ¿Se puede ser de izquierda y conservador?
R: Los gobernantes comunistas ortodoxos de la ex URSS, antes del gran Mijaíl Gorbachov, eran de izquierda-conservadora. También hay temas concretos en que una persona de izquierda puede tener una opción conservadora. Por ejemplo, se puede ser de izquierda y no estar a favor del aborto voluntario.

P: ¿Es posible ser liberal en un país socialista?
R: Si entendemos por socialista un país con políticas social demócratas o social liberales, evidentemente sí. Pero si hablamos de países con regímenes marxistas clásicos o comunistas, los liberales sufriríamos represión.

P: ¿Los liberales tienen que ser ateos?
R: No. El liberalismo defiende la libertad religiosa junto a la separación de la Iglesia y el Estado.

P: ¿Qué es el liberalismo-conservador?
R: Quienes sostienen hoy el liberalismo político clásico –ya superado por el liberalismo social- son en realidad los conservadores, de derecha. Pero el liberalismo, además de ser una ideología política, es también una actitud ante la vida, y el conservatismo, que esencialmente es una actitud ante la vida, es contrario a la actitud liberal.

P: ¿En Nicaragua tiene futuro el social liberalismo?
R: En Nicaragua el liberalismo siempre ha sido social liberal, desde Máximo Jerez y José Santos Zelaya en el siglo XIX. Veamos algunos ejemplos: educación pública gratuita incluyendo la universidad; sistema universal de salud pública; seguridad social con aportes solidarios; y un Código del Trabajo con grandes beneficios para los trabajadores. Hoy se siguen implementando. Lo que siempre quisiéramos es mayor eficiencia. A Bernie Sanders y a otros demócratas en EE.UU. por proponer estas políticas social liberales les llaman “comunistas” algunos republicanos… ¡Increíble!

P: ¿Cuáles son las deficiencias del actual gobierno?
R: Principalmente están en lo institucional y electoral.

P: ¿Y sus aciertos?
R: En lo económico y social. 
  
P: ¿Tres puntos a favor y tres en contra de Donald Trump?
R: A favor solo veo uno: está contra la burocracia de Washington. Escogiendo tres en contra: 1) Es racista y xenófobo. 2) Ideológicamente fascista. 3) Ignora la geo-política mundial y la historia imprescindible para entenderla.